Cataluña
Declaración institucional del president catalán Carles Puigdemont y su Govern - EFE
Declaración institucional del president catalán Carles Puigdemont y su Govern.
|
Fuente
:
EFE

Así querían detener a Puigdemont: 300 'marines' desde el aire y las alcantarillas

'Interviú' detalla el plan policial para el caso de un atrincheramiento en el Parlament tras una DUI

804
Lun, 13 Nov 2017

Hasta 300 agentes de élite, hombres-comando al nivel de los marines estadounidenses, estaban preparados el pasado 10 de octubre, cuando Carles Puigdemont declaró la independencia para suspenderla 8 segundos después, para entrar en el Parlament si el Govern se enrocaba dentro tras una DUI. El plan, que habría sido “el plan C” pasaba por meter a los efectivos policiales por tierra, donde era más difícil, pero también por las alcantarillas de la Ciutadella y desde el aire con helicópteros.

El objetivo, si se daba la orden, era hacer todo lo posible para detener a Puigdemont. Los encargados habrían sido casi 300 agentes de seis unidades de élite de la Policía Nacional y la Guardia Civil, que habrían hecho lo posible para evitar la coyuntura de que alrededor del Parlament hubieran acampado los manifestantes independentistas para defender a un Govern enrocado dentro.

De haberse dado esa situación, que los servicios de seguridad e inteligencia han confirmado a Interviú que estuvo sobre la mesa, el plan era “entrar por tierra, aire y subsuelo”. En la superficie, cinco grupos de la Unidad de Intervención Policial -los antidisturbios de la Policía Nacional- se habrían encargado de barrer a los manifestantes atrincherados para que los GAR -los geos de la Guardia Civil- entrasen al Parlament.

Estos hombres-comando, comparados con los marines estadounidenses por su formación militar- siguen desplegados en Cataluña a la espera de órdenes. Aquel 10 de octubre, el plan no tenía nombre pero las fuentes citadas se refieren a él como la operación de intervención en la Ciutadella, y los Mossos d’Esquadra que rodeaban el Parlament ya habían sido recibido “advertencias muy claras” para que dejasen paso a las fuerzas policiales del Estado.

El plan, además del asalto por tierra, preveía una entrada por las alcantarillas: “Ya tenían los planos del subsuelo de esa zona de Barcelona, que es una ciudad muy complicada para eso. Esa intervención, si fuera necesaria, la harían unos 15 agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) que contaban con la asesoría de técnicos especialistas de la Unidad de Subsuelo”, explican las fuentes policiales a Interviú.

Y, por último, también se había previsto una entrada por el aire, “bajando en escala y desde helicópteros”. Sin embargo, también señalan que era una idea teórica: “Ese plan no ha pasado nunca del papel, o sea, no ha pasado del nivel teórico. No llegó a materializarse, ni a sugerirse o dar en avance a los jefes de grupo y coordinadores”. Pero era un plan que había que tener en cuenta para el peor de los escenarios: “En casos de grave alteración del orden público, siempre se considera la posibilidad de enrocamiento”.