El expresidente catalán Jordi Pujol y su mujer, Marta Ferrusola, han quedado en libertad y sin medidas cautelares tras comparecer ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata por un delito de blanqueo relacionado con la fortuna que acumulaba el clan familiar en Andorra.

En su declaración, que se ha prolongado tres horas y media, Pujol se ha vuelto a escudar tras  su versión de que el dinero que atesoraba en cuentas de Andorra procedía de una herencia de su padre, Florenci Pujol. A la pregunta de por qué no lo declaró a Hacienda, el expresident ha respondido que no vio el momento adecuado entre su oposición al franquismo y su actividad política.

La cuenta en Andorra
Pujol también respondió por una cuenta abierta en Andorra por su hijo Jordi Pujol Ferrusola en el año 2000 con fondos supuestamente suyos. Al año siguiente, el expresidente catalán envió un documento al banco reconociendo que los fondos de la cuenta eran suyos. En su declaración de hoy ha asegurado que lo hizo para evitar que la exmujer de su hijo le dejara sin dinero en el proceso de divorcio que estaban viviendo.

Por su parte, su mujer, Marta Ferrusola, se ha acogido a su derecho a no declarar, según han informado fuentes presentes en la comparecencia.