Es cono si se lo huebra tragado la tierra. Ni una sola pista en tres meses. Ni una. La familia de Francisco Molina, el joven cordobés de 16 años desaparecido desde el 2 de julio, ha convocado una concentración para este viernes 25, a las 19,30 horas, en el Bulevar de Gran Capitán, junto a la Iglesia de San Nicolás, en la capital cordobesa, que contará con el respaldo de representantes institucionales. En una rueda de prensa esta semana, acompañado por concejales de distintos grupos del Ayuntamiento de la capital, el padre del joven, Isidro Molina, ha agradecido el apoyo de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y los grupos, al tiempo que ha lamentado que "lo único que se sabe es que cogió un autobús para Madrid el día 3 y se le pierde la pista", todo ello "después de 82 días", de manera que ha confesado que la situación por la que atraviesan es "dura". En este sentido, señaló que "por desgracia en este tipo de casos mi hijo no es el único, es uno más", a lo que añadió que "la Policía está en el caso y no deja sola a la familia", y aunque aseguró que le gustaría que hubiera "más actuaciones" por parte de la Policía, admitió que desconoce las que se realizan. Mientras tanto, la Policía Nacional continúa con la búsqueda del menor de edad desde que se interpuso la denuncia en julio, fecha desde la que se dio de alta en las bases policiales como persona desaparecida para todo el ámbito español, europeo y en los distintos cuerpos policiales, según destacan fuentes de la investigación. La convocatoria de este viernes la realiza la familia "ante la desesperación" que tiene por "la falta de noticias" sobre el joven, Francisco Molina Sánchez, que se encuentra en paradero desconocido desde el 2 de julio, cuando quedó con unos amigos en la capital cordobesa. Al respecto, su padre pone en duda que su hijo se marchara voluntariamente, ya que "no se llevó el dinero que tenía en casa, ni tampoco ropa", con lo que no entiende cómo, según testigos, el menor tomó un autobús hacia Madrid, donde se le ha perdido la pista, razón por la que pide a cualquier persona que lo vea o tenga información sobre él que dé cuenta inmediata de ello a la Policía Nacional o al número de teléfono 661471962. LA DENUNCIA El padre de Francisco recordó recientemente que su hijo avisó la noche del 2 de julio que "se quedaría a dormir en casa de sus amigos, como había hecho otras veces", si bien al día siguiente, tras no aparecer por su casa, junto a la zona del Zoco, en la capital cordobesa, el progenitor habló con los amigos, quienes le dijeron que "no había dormido" en sus casas, tras lo cual denunció su desaparición. Al respecto, apuntó que "su móvil está apagado desde las 0,17 horas del día 3 de julio" y los amigos comentaron que "había quedado con alguien que no conocían", resultando que "al día siguiente --el 3 de julio-- lo han visto cogiendo un autobús a Madrid", pero "se le pierde la vista, porque no hay grabaciones de las estaciones de Córdoba y Madrid en las que aparezca", según indicó el padre. En el momento en que fue visto por última vez, Francisco Molina Sánchez llevaba unos vaqueros cortos, zapatillas deportivas negras y un polo blanco con los filos del cuello y las mangas con la bandera de España.