La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha reivindicado el Estatuto de Autonomía como "marco para mirar al futuro de Andalucía con garantías", porque permite "ser más fuertes" como pueblo y "garantizar la cohesión social".

A pesar de las dificultades "hemos vivido 30 años prósperos"
En la sesión de control al Gobierno celebrada en el Parlamento andaluz, Díaz ha situado la conmemoración del 28 de Febrero como "reivindicación de lo que se consiguió hace 34 años y de lo que tenemos que conservar hacia el futuro", porque "celebramos el éxito de la movilización del pueblo andaluz en defensa de la autonomía plena". "Hace 34 años, los andaluces decidieron protagonizar su futuro desde el autogobierno, porque significaba prosperidad, igualdad y solidaridad", ha dicho la presidenta de la Junta, que ha asegurado que, a pesar de las actuales dificultades, "hemos vivido 30 años prósperos".

Un futuro de Andalucía "mejor"
El Estatuto vigente, fruto de la reforma del año 2007, es, según ha dicho la presidenta, "socialmente avanzado", se encuentra "en la vanguardia de la defensa de derechos" y permite, por ello, un futuro de Andalucía "mejor". En los últimos siete años, se han desarrollado 58 iniciativas del texto estatutario vigente, ha explicado la presidenta, y de ellas 16 están referidas al Título I, de Derechos sociales, deberes y políticas públicas.

El Ejecutivo andaluz continuará en la misma línea
Susana Díaz ha recordado que el Gobierno andaluz ha legislado sobre el derecho a la vivienda, la educación y la salud públicas, la igualdad de género, la muerte digna, la ciencia y el conocimiento o contra la exclusión social. Igualmente, la presidenta ha recalcado que el Ejecutivo andaluz continuará en esta línea, con ejemplos como la reciente aprobación del proyecto de Ley de Transparencia o la futura Ley de Participación Ciudadana. Andalucía, ha dicho la presidenta, está comprometida con la "cohesión social", frente a un Gobierno central que, ha denunciado, "quiere dinamitar el Estado del Bienestar". Asimismo, ha reivindicado la "profunda vocación municipalista" del Estatuto andaluz frente a la "contrarreforma local" que ha desplegado el Gobierno central y que va a ser recurrida tanto por la Junta como por el Parlamento.