Comerse 12 uvas en Nochevieja en la Puerta del Sol es una experiencia única para muchos madrileños y visitantes foráneos, así que conviene saber el escenario que se encontrarán los que decidan vivir el próximo domingo esta experiencia, tras el dispositivo de seguridad anunciado por la Delegación del Gobierno.

El Ayuntamiento de Madrid ha limitado el aforo en la Puerta del Sol a 20.000 personas -dos por metro cuadrado- en lugar del límite anterior de 25.000.

El despliegue de efectivos de seguridad será muy similar al del año pasado, pero habrá un refuerzo importante con la presencia del helicóptero de la Policía Nacional y al uso de las cámaras de tráfico del Ayuntamiento con fines de seguridad.

La plaza se quedará vacía a las 21 horas
Para las preúvas y las Campanadas en la Puerta del Sol la Policía establecerá los flujos de personas en la zona comenzando con el desalojo de la plaza alrededor de las nueve de la noche. Cuando esté vacía, la gente podrá entrar de nuevo hasta completar el aforo previsto de 20.000 personas.

La estación de Sol, cerrada
Todas las entradas y salidas de la Puerta del Sol estarán señalizadas con cartelería para facilitar la evacuación en caso de necesidad, y los accesos a Sol desde Metro y Cercanías se cerrarán también en torno a las nueve de la noche. Al igual que el año pasado habrá megafonía controlada por la Policía Nacional para emitir mensajes precisos en el caso de que sea necesario.

Controles policiales para descartar objetos de riesgo
Se establecerán controles en los puntos de acceso a la plaza en las calles Mayor, Arenal, Alcalá y Carrera de San Jerónimo mientras que el resto -Preciados, Carmen, Montera y Carretas- funcionarán como vías de evacuación. En estos controles la Policía intervendrá aquellos objetos que puedan generar riesgos para la seguridad ciudadana, como petardos, bengalas, envases de vidrio y objetos contundentes como palos y banderas.

Maceteros y bolardos en las calles
Con el fin de hacer un seguimiento del evento y para coordinar las acciones operativas el Centro de Coordinación se instalará en el Palacio de Cibeles y habrá un punto de observación en la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

El control de la zona será reforzado por un helicóptero de la Policía Nacional, que mandará imágenes en tiempo real al Centro de Control, CECOR, situado en la Jefatura Superior de Policía, ha destacado la delegada del Gobierno.

A estos dispositivos se suman los elementos pasivos de seguridad como maceteros y bolardos instalados en calles de gran afluencia de peatones, y, en general, habrá una presencia policial más activa en las calles con un incremento de patrullas.