La reina Sofía ha sido propuesta como candidata al Premio Nobel de la Paz por una universidad de Estados Unidos por su compromiso con la investigación del alzhéimer, según desveló ayer el director científico de la Fundación Centro de Investigación en Enfermedades Neurológicas (CIEN), Jesús Ávila.

En una rueda de prensa ofrecida durante el Congreso Internacional sobre Investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas (CIIIEN), Ávila afirmó que doña Sofía es "conocida" en el ámbito de la investigación de la enfermedad de Alzheimer por su trabajo y presencia en congresos.

Ávila, que se limitó a señalar que la candidatura parte de una universidad del sur de EEUU cuyo nombre no reveló, destacó la implicación de la reina en el estudio de esta enfermedad, así como en las actividades sobre discapacidades y en áreas desfavorecidas. Añadió que suele haber "muchos más candidatos" a este premio, que se dará a conocer el próximo octubre en Noruega.

El anuncio se produjo poco antes de la inauguración del congreso, organizado por la Fundación Reina Sofía junto con la Fundación CIEN y el Centro de Investigación biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), que estuvo presidida por la reina Sofía.

En el encuentro, que reúne hasta el próximo miércoles en Málaga a más de 150 investigadores, se analizan los últimos avances en investigación, principalmente de las enfermedades de Alzheimer -cuyo Día Mundial se conmemoraba ayer-, Parkinson y Huntington.

El envejecimiento de la población constituye un factor de riesgo para el desarrollo de este tipo de enfermedades, que tienen un importante impacto económico y social, por lo que el reto pasa por la prevención.

En el caso del alzhéimer, "cuando empieza la diagnosis clínica, ya es muy tarde" porque se ha producido un gran deterioro en el sistema nervioso del paciente, y por este motivo los estudios se dirigen a la búsqueda de biomarcadores de la enfermedad, ha indicado Ávila.

Así, si se detecta que una persona joven en edad de procrear tiene una mutación genética, se podría recurrir a la fertilización in vitro para escoger los embriones que carecen de la mutación, y "evitar que se propague" la enfermedad mientras prosigue la investigación sobre diagnóstico y tratamientos, ha explicado.

Entre los expertos internacionales que participan en el congreso está Zaven Khachaturian, presidente de la campaña estadounidense de prevención de la enfermedad de Alzheimer para 2020, quien describió en su ponencia el estado de las actividades que desarrolla un grupo internacional de trabajo en nuevos modelos de demencia.