La Fiscalía de Barcelona ha pedido condena de nueve años de prisión para el escritor y abogado Ildefonso Falcones, investigado por defraudar presuntamente a Hacienda 1,4 millones de euros en los ejercicios de los años 2009, 2010 y 2011 por los beneficios de sus obras. El ministerio público acusa al célebre autor de 'La Catedral del Mar', a su mujer, María Carmen Rosich, y a su hermano, Rafael María Falcones, de ocultar a Hacienda sus ingresos por derechos de autor a través de un sistema que transmitía estos emolumentos a "entidades no residentes en España".

El juzgado de instrucción número 25 de Barcelona archivó esta investigación en marzo de 2016 pero la Audiencia de Barcelona ordenó reabrila en septiembre de ese mismo año al entender que la decisión no se había argumentado "suficientemente". Señala además que hay "indicios objetivos de criminalidad" contra Falcones.

Falcones ha negado los hechos y asegura que la acusación de la Fiscalía está sustentada en criterios "ilegales". El escritor ha insistido en que la cesión de los derechos de autor de 'La catedral del Mar' que hizo a la sociedad mercantil Bufete Falcones a finales de 2004, un año y cuatro meses antes de que se publicara la novela, no fue un negocio simulado para defraudar a Hacienda la tributación de unos ingresos que en ese momento desconocía "por completo", ya que el libro no había salido aún a la venta y no se había producido ningún rendimiento.

Pero además, sostiene el autor, el problema surge cuando se le imputa en el IRPF los rendimientos derivados de la explotación de su obra en cada ejercicio fiscal sin aplicar el criterio de devengo (el momento en el que se venden los libros con independencia de si el autor cobra entonces, los factura o no). En lugar de eso, el escritor sostiene que Hacienda utilizó el criterio de "fecha factura" para cuantificar su deuda tributaria, un sistema que "no existe".

"Es un invento. No está en la ley y por tanto es ilegal", ha insistido Falcones. En su opinión, "la Fiscalía lo sabe" porque los propios actuarios "reconocieron que el criterio aplicado no es legal" durante la instrucción: "Y aún así, la Fiscalía sigue acusando. Sigue trabajando sobre la falsedad", ha recalcado el escritor.

Así consta en los escritos que su defensa ha presentado ante el Juzgado, al que ha pedido el sobreseimiento de la causa.