El jugador de la Sociedad Deportiva Eibar, Saul Berjon (d), lucha un balón con, el centrocampista del Real Madrid Francisco Alarcón "Isco", durante el encuentro correspondiente a la duodécima jornada de la Liga BBVA disputado entre ambos equipos en el estadio de Ipurua de esta localidad guipuzcoana. EFE El jugador de la Sociedad Deportiva Eibar, Saul Berjon (d), lucha un balón con, el centrocampista del Real Madrid Francisco Alarcón "Isco", durante el encuentro correspondiente a la duodécima jornada de la Liga BBVA disputado entre ambos equipos en el estadio de Ipurua de esta localidad guipuzcoana. EFE



La victoria de este fin de semana ante el Eibar deja claro que la ausencia de Luka Modric no va a ser tan dura como se preveía. Y es que Francisco Alarcón, Isco, se encuentra en tal estado de gracia que puede suplir hasta a Iker Casillas. Ofreció un partido marca de la casa en una posición en el campo que no suele ser la más natural para él, pero en la que también se encuentra a las mil maravillas. Y es que este nuevo Isco, inventado por Ancelotti (ha conseguido exprimirle hasta un punto en el que se ha convertido en uno de los puntales defensores contra la salida de balón del equipo rival) es un futbolista total. El Bernabéu se llena y agota entradas partido tras partido pero hay alternativas como las plataformas de compra y venta donde siempre pueden encontrarse entradas disponibles para ver al Real Madrid en general y para disfrutar con el que muchos consideran como el futbolista español con más proyección de la actualidad.

No sólo el Madrid se está beneficiando del nuevo rol de mando, de capitán en jefe, que está tomando el malagueño dentro del terreno de juego. El seleccionador español Vicente del Bosque también ha comenzado a confiar en Isco como el verdadero revulsivo de un equipo  que venía de capa caída desde el pasado Mundial en el que no consiguió rendir al nivel esperado y fue eliminado a las primeras de cambio. España se moverá al ritmo que marque este excelso jugador malacitano durante las próximas temporadas.

Desde que salió del Málaga, Isco ha ido ganando enteros partido a partido para dejar de ser una alternativa a la que recurría Carlo Ancelotti en caso de partidos que necesitaban de un mayor control de balón y de magia para abrir la lata, contra los equipos que se le encerraban atrás buscando un resultado favorable. En definitiva, Isco es el nuevo jugador de moda, y no parece una moda pasajera, sino que parece un futbolista que va a ofrecer un verdadero salto de calidad a un equipo que ya de por sí cuenta con un alto nivel.