Es ahí cuando se intenta perfilar las plantillas buscando jugadores que puedan reforzar esas posiciones más débiles o fortalecer tanto ataque como defensa con jugadores de mayor calidad.

Si aun así los equipos no se ponen de acuerdo o no se encuentra ese ansiado refuerzo, siempre quedará la opción de buscar jugadores que han sido cortados en el último momento o incluso, realizándose algún traspaso, se pueden cortar jugadores que no encajan en esas plantillas, liberando así masa salarial y dando al jugador la oportunidad de firmar por otro equipo, como es el caso de Jeff Green de Los Ángeles Clippers. Equipo por cierto del que se habla en el blog de 888Sport.

En este último caso encontramos jugadores como Anderson Varejao, que de Cleveland pasó a Portland en un traspaso entre tres franquicias en la que se suma Orlando. Portland no contaba con el brasileño por lo que decidió rescindir su contrato y al quedar el jugador libre, aprovechó para intentar conseguir el anillo reforzando el juego interior de los actuales campeones Golden State Warriors.

Otro caso similar es el de Kris Humphries

Los Wizards buscaban un jugador alto con mejor muñeca, por lo que traspasaron al jugador, junto con otros jugadores, por el problemático Markieff Morris desde Phoenix. Una vez realizado el traspaso y llegado el jugador a los Suns, tanto ala pivot como equipo buscaban poder cortar contrato. Por un lado la franquicia puede liberar salario y el jugador tiene opción de jugar play offs. Así pues, los de Arizona optaron por finiquitar su contrato y Humphries tuvo la oportunidad de firmar por Atlanta teniendo así la opción de poder seguir jugando en las eliminatorias por el título.

En otro punto nos encontramos a los jugadores liberados

Como mencioné antes, franquicias con el año ya perdido y pensando en la próxima temporada, ahorran un dinero cortando al jugador y este puede buscar un nuevo contrato esta misma temporada para así intentar conseguir llegar lejos en play off en una franquicia con opciones de anillo.

Jugadores como Joe Johnson, Andre Miller o Kevin Martin, viendo que en sus actuales equipos no podrían llegar más allá de la regular season, decidieron llegar a un acuerdo con sus franquicias terminando el contrato y firmando con otros equipos con aspiraciones. 

El caso de Joe Johnson es el más claro

El jugador estaba cobrando el Brooklyn más de 22 millones de dólares. Al cortarle, la franquicia sin ninguna opción este año, se ahorra parte de ese salario por lo que no se lo pensó mucho y el jugador podría reforzar de manera importante otro equipo, en este caso Miami.

Por otro lado Andre Miller, tras salir de Minnesota, tendrá posiblemente su última opción de ganar el anillo. Con 39 años los Spurs deciden contratar al jugador para que pueda aportar la veteranía de más de 16 temporadas en la liga.

Procedente también de Minnesota llega a los Spurs Kevin Martin, el escolta caracterizado por su gran tiro exterior, puede aportar mucho a la ofensiva Spur. El jugador puede suplir la aportación de Belinelli, muy importante en el último anillo de los de Popovich. Sin duda, gran movimiento de los tejanos reforzando la plantilla.