Rafael Hernando sigue su periplo almeriense, la tierra que no le vio nacer, pero por la que es diputado y por la que cobra 1.800 euros de dietas a pesar de tener piso en Madrid. El portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados está de visita en Almería, provincia en la que está afiliado al PP. Una circunstancia que le ha valido para evitar hablar de la corrupción de su partido en Valencia y Madrid, aunque tampoco le ha evitado fotografiarse con el líder regional, Gabriel Amat, imputado por corrupción y sospechoso en varias tramas.

Ayer, Hernando estuvo en Roquetas de Mar, donde Amat es alcalde -también preside la Diputación de Almería- protagonizando un acto a favor de la cadena perpetua. Y hoy han estado visitando juntos una cooperativa de frutas y hortalizas. Un acto que ha brindado imágenes chanantes de Hernando con bata y gorra palpando varios pimientos.

Tras la experiencia vegetal, Hernando ha hecho unas declaraciones en las que se ha esforzado en defender a Cristina Cifuentes tras las acusaciones de Francisco Granados en sede judicial. Según el portavoz del PP, en su partido “puede haber gente que lo haya hecho mal”, pero “el que la hace la paga”.