Todo parece apuntar a que el ventilador que reparte venganzas sigue encendido desde que le dio al “encendido” Pablo Casado. Con su llegada a los mandos del Partido Popular, fueron muchos los cambios y las personas que cayeron tras haber apoyado la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría. El último que se encuentra en la cuerda floja es Pedro Arriola, marido de Celia Villalobos y asesor de los líderes del PP desde los años noventa -lo fue con Mariano Rajoy y también con José María Aznar-. 

La pregunta es: ¿Arriola ha sido purgado? ¿Por qué? Y la respuesta es sencilla si recordamos que Villalobos fue una de las firmes defensora de Santamaría en la pugna por el poder del partido y una de las dirigentes más críticas y duras con Casado. De él, llegó a afirmar que se rodeaba de la extrema derecha.

Relacionado La extravagante, y lucrativa, historia de Arriola, marido de Villalobos: el 'bienpagao' del PP

Tal y como contó ElPlural.com, Villalobos fue fulminada de la Diputación Permanente de Congreso de los Diputados tras 30 años en el cargo. De hecho, era la diputada que más años ocupó un sillón en dicho órgano.

Ahora, podría llegar el turno de su marido, que dejaría de ser asesor del PP tras tres décadas. Decimos podría porque, aunque hay fuentes que ya lo dan por hecho, desde Génova 13 aseguran que no se ha roto la relación con el asesor. Pese a ello, reconocen que Casado tiene en mente hacer cambios en el área de estudios y análisis demoscópicos, donde trabaja Arriola como experto en imagen y sondeos. Por ello, si el adiós del marido de Villalobos no ha llegado ya, sólo quedaría esperar.

Pablo Casado se reúne con José María Aznar en la sede del PP

Un asesor de peso

Pero Arriola es mucho más que un asesor que ha trabajado durante casi tres décadas con el PP, es un amigo de confianza de Aznar y de Rajoy. Es una figura de peso a la hora de hablar y diseñar la estrategia política de la formación.

Incluso se acuño el término “arriolismo”, en honor a su apellido, para hablar de una tendencia en la que el PP se sitúa en el centro ideológico y evita tener choques con la izquierda.

Su marcha, sería otra forma de Casado de romper con la era Rajoy y empezar así con su propia etapa, la de Pablo Casado.

Primero fue su mujer

El pasado 27 de agosto, saltaba la bomba: Pablo Casado eliminaba a Celia Villalobos de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados. El boletín oficial de la Cámara publicaba su baja con efectos desde el pasado 23 de agosto de la Diputación Permanente y se hacía realidad la venganza.

Relacionado Llega la venganza de Casado contra Celia Villalobos

Y es que, la malagueña no dudó en mostrar su apoyo público a Santamaría y en asegurar que Casado representaba a la parte más radical de la derecha del Partido Popular.

El intento de progresismo de Villalobos le pasó factura y tras 30 años en la Diputación Permanente, tras estrenar su sillón en 1989, fue fulminada. En su lugar, se sienta una diputada fiel a Casado: Isabel Borrego que, además, ya forma parte de la nueva parlamentaria del PP como portavoz adjunta del grupo parlamentario que encabeza Dolors Montserrat. 

Cecila Villalobos presidiendo el Congreso de los Diputados - Flickr PP

¿Qué implicaba su destitución?

Desde ese momento, Villalobos dejó de ser una diputada VIP y de cobrar un extra en su sueldo por formar parte de esta comisión.

Y no sólo eso, sino que dicho puesto lleva implícito una serie de privilegios como el aforamiento permanente o el hecho de tener un sueldo mientras el Congreso no está activo. Cuando el Congreso se disuelve, los diputados dejan de cobrar su sueldo, pero los que forman parte de la Diputación Permanente siguen cobrando.

Junto a Villalobos han caído otros diputados que no apoyaron a Casado, como Leopoldo Barreda y Ana Madrazo. En su lugar formarán parte de la Diputación Permanente Belén Hoyo, Jaime de Olano y María Valentina Martínez Ferro.

Una crítica dura en campaña

Hay que recordar que Villalobos es siempre dura en sus críticas y que no lo fue menos cuando se trataba de atacar a Pablo Casado por el bien de la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría.

La diputada, ahora rasa, situó a Casado junto a la extrema derecha por sus compañías y personas de confianza asegurando: “Él no sé, yo creía que no; pero sí son de extrema derecha muchos de quienes le rodean y le han dado su apoyo”. “Casado está apoyado por los impresentables”.

Incluso acusó al equipo del ahora líder del PP de hacer el polémico vídeo de Cuéntame en el que se acusaba a sus rivales. Ante la negativa de los señalados, Villalobos dijo: “No ha sido Pablo Casado, ha sido mi hermana”.