A la hora de “colgar” esta crónica se desconocía si el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, clausurará este sábado el “congreso a la búlgara” que el PP de Castilla-La Mancha celebra en Talavera de la Reina, donde María Dolores Cospedal será reelegida presidenta regional por aclamación. Ni Moncloa ni Génova han confirmado la presencia del presidente del Gobierno en el cónclave “popular”, según fuentes consultadas por ELPLURAL.COM.

Clausura a las 11 de la mañana
Sin embargo,  llama la atención que la clausura del XII Congreso Regional del PP sea a las 11 de la mañana, una hora excesivamente temprana que solo tendría una interpretación: La presencia de Mariano Rajoy en la localidad toledana. “Si Rajoy no viene, si no clausura nuestro congreso, el congreso de su ‘número dos’, entonces, tenemos un problema…un grave problema de legitimación”, señalan fuentes del PP castellano-manchego, que desconocen también si el presidente del Gobierno acudirá a arropar a Cospedal. Ni siquiera la portavoz conservadora en la región, Carmen Riolobos, se atrevía a vaticinar su presencia en una entrevista en la manipulada TV castellano-manchega.

“No tiene quien le escriba”
“Y es que tenemos que reconocer que Cospedal no tiene quien le escriba, podrá tener todo el poder,  que lo tiene, pero le falta el cariño y el apoyo de sus compañeros”, concretan las mismas fuentes, que tampoco supieron precisar si algún destacado miembro del Gobierno se acercará por Toledo. “Sabemos que la vicepresidenta acudirá a Cataluña, por lo que Rajoy podría venir a Talavera, y que otros ministros se repartirán entre Extremadura y Cantabria, que también celebran sus respectivos congresos regionales, pero no sabemos quién o quiénes vendrán a Castilla-La Mancha”.

Madrid no es Toledo
Lo que está claro es que Madrid no es Toledo, ni María Dolores Cospedal es Esperanza Aguirre, quien no solo consiguió que la vicepresidenta inaugurara su congreso y lo clausurará el presidente del Gobierno, también contó con la presencia y el apoyo directo de tres ministros y de los presidentes de Extremadura, Baleares, Galicia, Aragón y Valencia. No solo eso, ninguneó a Cospedal, cuya participación fue “vetada”, cuando la realidad política obliga a que la responsable territorial  sea la encargada de inaugurar o clausurar los congresos regionales del partido. Soraya Sáenz de Santamaría, una vez más, le ganó la partida a su “enemiga íntima” y abrió la conferencia madrileña.

Quinientos invitados
Y no será, precisamente, por invitados, porque, según el secretario general del PP de Castilla-La Mancha, Vicente Tirado, se han convidado (como en las grandes bodas) a un total de quinientas personas, que sumadas a los más de 900 compromisarios reflejan las dimensiones faraónicas de un encuentro no apto en tiempo de crisis. Invitados muchos de ellos provenientes del mundo de la empresa, ya que a buen seguro que la mano del esposo de la presidenta, Ignacio López del Hierro, se dejará sentir.

Su hombre de confianza
Lo que sí sabemos, atendiendo siempre a las manifestaciones de muchos líderes del PP castellano-manchego, es que el hombre de confianza de Cospedal seguirá llevando las riendas del partido en la región. De ahí que Vicente Tirado continúe al frente de la secretaría general, con ordeno y mando en plaza, además de ser el encargado de configurar la nueva dirección del partido, donde también se señala al consejero portavoz, Leandro Esteban, como un valor en alza.