La detención de 16 personas (12 abogados y 4 tesoreros), acusados de formar parte del entramado de presos de ETA por presunto blanqueo y evasión fiscal y contra la Seguridad Social, dado que, supuestamente, no daban de alta a sus trabajadores y además no pagaban IVA, y de delitos de pertenencia a banda armada,  podría ser una mera actuación de carácter electoralista por parte del Gobierno, según la opinión de Iñaki Gabilondo que analiza este martes la operación en su vídeoblog, publicado en la Cadena SER y El País.

Estamos en campaña
Gabilondo, que advierte que no tiene “datos” para sus afirmaciones y se basa sólo en “una sensación” y su “opinión”, explica que no pensaría de ese modo si “no fuera por los antecedentes”, “si no fuera por las maniobras en la oscuridad, por tantas zancadillas que hemos visto, tantos portazos, tanto juego sucio, tanto atajo, tanta politización”.

“El hecho de que esto hubiera ocurrido después de la manifestación a favor del acercamiento de los presos”, a unas horas antes del “macrojuicio de 35 personas acusadas de formar parte de la izquierda abertzale en los años 2005-2007, justamente cuando estaban conduciendo los caminos que habrían de conducir al nuevo tiempo de esperanza”, según argumenta el veterano periodista, le lleva a pensar que pudiera tratarse de una maniobra electoral. “Si no fuera porque estamos ya en campaña, pues no recelaríamos, no nos olería a chamusquina”, subraya Gabilondo.

En Euskadi, un recelo más a los muchos ya existentes
Es “como si alguien, una vez más, estuviera pensando que se pueden hacer determinados juegos, como si el viejo hueso de ETA sin valor fuera capaz de hacer un caldo electoral”, dice el periodista.

Gabilondo advierte de que en el País Vasco mucha gente, incluso que no forma parte del mundo abertzale, “piensa lo mismo” y está molesta por “la inacción del Gobierno”, que añade “un recelo a los muchos ya existentes”.