Fotografía facilitada por el PSOE, de su secretario general, Pedro Sánchez, durante su intervención en la reunión del Comité Federal. EFE



¿Funcionan las campañas políticas en Twitter? Un ejemplo de hoy mismo. Estaba yo desayunando de buena mañana en una cafetería cuando, como buen tuitero, no pude evitar la mirada a mi móvil en busca de lo más comentado del día, los famosos Trending Topics, TT para los amigos. Y allí estaba, como si de un viaje en Delorean hacia el pasado se tratase, un TT de un tema que ya lo fue en su día: #LaTesisDeSánchez.

Numerosos tuiteros reclamaban que la famosa tesis doctoral en Economía y Empresa de Pedro Sánchez fuese pública. Una iniciativa muy loable, y más teniendo en cuenta lo poco divertido que debe ser leerse una tesis, pero... ¿no fue esto ya noticia hace varios meses? ¿Había ocurrido algo nuevo? ¿Alguna noticia al respecto? Me puse a investigar y no encontré ninguna nueva aportación al asunto, salvo el hecho de encontrarnos en plena vorágine electoral. Pronto @AntonioMaestre, periodista y una de mis cuentas de cabecera en Twitter (¡seguidle!) me descubría el pastel. Atentos, no se pierdan la sucesión de tuits, que relatan por sí solos los acontecimientos:

 

Rubén Sánchez, portavoz de FACUA y una de las cuentas con más actividad en la red, se levantaba curioso esa mañana y preguntaba inocentemente desde su cuenta personal (importante esto, lo digo por las injustas críticas que recibió después relacionadas con su cargo en FACUA) a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias por sus tesis doctorales. Como respuesta del líder socialista oímos los grillos y el sonido del viento. En cambio, Pablo contestaba apenas 39 minutos después con link y todo. Inmediatamente el tuit de Antonio Maestre fue replicado por varios tuiteros believers que le pedían pruebas de que se trataba de una campaña orquestada por Podemos como afirmaba. Y Antonio las dio:

Un grupo de Whatsapp llamado “Guerrilla”, compuesto nada más y nada menos que por 2069 guerrilleros, entre los cuales se encontraba Rubén Sánchez, estaba detrás del hashtag. Algunos continuaron defendiendo lo indefendible y Antonio volvió a aportar más pruebas:

El propio Rubén Sánchez admitía que se trataba de una campaña:

 

Y hasta aquí la historia. Una campaña política más. Lo cual es muy lícito, estaría bueno. Simplemente he querido escribir esta crónica para que veáis que mucho de lo que aparece en los TT no es casual, cosa que por otra parte ya sabíais. Y ya de paso establecer una reflexión. Muy a menudo, y más estos días (¡y lo que nos queda, madre mía!) asistimos a una invasión de campañas políticas en la red, unas disfrazadas de espontáneas como ésta y otras más a las claras. Pero... ¿sirven realmente para algo? A mi entender, no para mucho. Creo que las campañas en Twitter no se distinguen mucho de las soflamas que se vierten en los mítines, donde el mensaje llega a los ya convencidos. Twitter es una red que adolece de un tribalismo muy marcado. Los de izquierdas siguen a los de izquierdas, y los de derechas a los de derechas, y yo a todos, porque soy Dios. Es decir, es un lugar donde, al igual que en un mitin, se convence solo a los ya convencidos, y rara vez se logra que alguien cambie de opinión. Sí puede ser útil para denunciar algo en concreto, y amplificarlo, pero no creo que sirva para cambiar la tendencia o el voto de una persona. Tampoco para lanzar a la arena a un candidato. Tanto Pablo Iglesias como Albert Rivera, las nuevas estrellas de la política nacional, deben su éxito a su habilidad como tertulianos televisivos. Los políticos y sus asesores saben todo esto, claro, y la prueba de ello es que, aunque son conscientes de que los van a despellejar en la red, no tienen reparos en coger una guitarra y ponerse a cantarle una nana a María Teresa Campos, o hacer un zumo con Bertín, bailar en el Hormiguero o comentar un partido en la Cope. Son actuaciones muy criticadas en Twitter, pero que dan votos fuera. Y la realidad, amigos, está ahí fuera.

@diostuitero es una de las cuentas más conocidas de Twitter. Articulista, colabora en el programa de radio @carnecrudaradio, es autor del libro “Palabra de Dios Tuitero” y community manager y publicista con la Agencia Plop, que comparte con otros tres fenómenos de las redes: @gerardotc @norcoreano y @anitabotwin. Cuando tiene algo de tiempo libre lo dedica al derecho