Pablo Iglesias y Albert Rivera



Aunque Albert Rivera no ha sido el único político que ha pasado por el plató de El Hormiguero desde que comenzara la campaña para las elecciones del 20-D, sí ha sido uno de los que más cómodos se han encontrado en la silla del entrevistado.

Las redes sociales ya se han encargado de dejar claro que nada tuvo que ver la entrevista que Pablo Motos hizo este martes al líder de Ciudadanos en comparación con la que vivió, el pasado 3 de noviembre, Pablo Iglesias. Se podría resumir en preguntas incisivas contra un tono mucho más amable y cordial.

Aun así, las audiencias han hablado. Nada pudo hacer ayer Rivera, que consiguió enganchar frente a la televisión a 3.026.000 personas (17%) en contra de los 3.823.000 espectadores y el 21,7% de audiencia que obtuvo la entrevista al líder de podemos. Y es que con Iglesias El Hormiguero vivió una de sus mejores cuotas de pantalla desde que el programa viera la luz hace ya 10 años, entre largas explicaciones de sus propuestas y canciones de Javier Krahe.

Ocupando el tercer puesto de los políticos con más audiencia que han pasado frente a las polémicas hormigas, aparece la vicepresidenta del Gobierno. Soraya Sáenz de Santamaría y su ya conocido baile se hicieron con el 16,5% de la audiencia, o lo que es lo mismo, 3.125.000 espectadores.

El siguiente en sentarse junto a Pablo Motos será el líder de los socialistas, Pedro Sánchez. De hecho, uno de los momentos más distendidos de la entrevista de la pasada noche se produjo cuando el presentador anunció la próxima entrevista al socialista y, acto seguido, se despidió de Rivera llamándolo Pedro.

 

Rivera, un habitual del programa

Con la visita de ayer, es la tercera vez que el líder de Ciudadanos es entrevistado en el programa. En junio de este mismo año mantuvo una amigable conversación con Motos, que se colocó con el 15.8% de share. En una visita anterior, Rivera consiguió para la cadena un 13,8%.