Susan Sarandon vuelve a protagonizar, ahora en la vida real, una campaña para salvar a un hombre de la pena de muerte. La reconocida actriz estadounidense ha decidido colaborar con la hermana Helen Prejean, la persona a la que ella dio vida en el filme ‘Pena de muerte’, quien le pidió su apoyo para evitar que Richard Glossip reciba la inyección letal, el próximo 16 de septiembre.

Según ha explicado la actriz a People, la Hermana Helen Prejean le llamó y le convenció de que “este hombre, Richard Glossip, era inocente y necesitaba otra oportunidad para tener una mejor representación y mostrar nueva información que siembra la duda razonable sobre su culpa, y le libre de la ejecución”.

Información que hasta ahora no ha salido
Susan Sarandon ha dicho que ayuda con sus medios y presencia pública a Glossip, que ha agotado casi todas las vías legales. La actriz ha lanzado varias campañas online para recaudar firmas que avalen la petición para detener la ejecución, como la impulsada en MoveOn.org.


Sarandon espera “que el gobernador se pronuncie y pida por una audiencia de clemencia, para que ahí se muestre la información que hasta ahora no ha salido”.

La hija del otro condenado cree en la inocencia de Glossip
Richard Glossip fue detenido en 1997 vinculado con el asesinato de Barry Van Treese, en un motel de Oklahoma del que era dueño. Justin Sneed confesó que le había asesinado, pero que lo había hecho bajo órdenes de Glossip, que era trabajador en el hotel. Sneed fue condenado a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional, y Glossip fue sentenciado a muerte.

Significativamente, la hija de Sneed, que también apoya la petición de Susan Sarandon escribió una carta de clemencia a la junta de Oklahoma el año pasado, en la que aseguraba creer “firmemente que Glossip es un hombre inocente en el corredor de la muerte” y responsabilizaba a su padre del crimen.

Una activista por los derechos humanos
Susan Sarandon vive con su campaña a favor de Glossip una situación similar a la que vivió con la ficción en el filme de 1995 Pena de muerte, en el que interpretaba a una monja que intentaba salvar de la pena de muerte a un hombre, un papel que encarnó Sean Pean.

Sarandon es embajadora de UNICEF y miembro de la organización solidaria Heifer Internacional. Es, además, una conocida activista política y en 1999 fue detenida durante una protesta llevada a cabo en Nueva York. Apoyó la candidatura de Barack Obama y en 2011 apoyó la causa de los indignados en el movimiento apodado Occupy Wall Street.