Pablo Casado, el nuevo flamante vicesecretario de comunicación del PP y una de las jóvenes promesas de este partido, ha conseguido una triple pirueta al querer utilizar la crisis griega en clave electoral española: ha mentido, ha hecho el ridículo y ha indignado al Gobierno griego. Casado participaba ayer martes en los cursos de verano de la Complutense en El Escorial y afirmó que tras la imposición del corralito en Grecia se ha desatado en ese país "una ola de atracos y violencia inusitada", algo desmentido por el Ministerio de Seguridad al Ciudadano griego (Ministerio de Interior) a la cadena de televisión ‘La Sexta’ que mostró su indignación y algo que no ha podido comprobar ninguno de los periodistas extranjeros desplazados a Atenas para seguir la crisis griega.

Llevar la estrategia del miedo al ridículo
El PP cree haber encontrado en la crisis griega el argumento perfecto para convencer a los españoles de que si gana la izquierda, y concretamente Podemos, en España pasará lo mismo que en el país heleno, con corralito, miseria y, según Casado, también violencia. El portavoz del PP aseguró que "Podemos no va a salir bien parado porque se está equiparando con un partido que ha llevado a los griegos a ir al cajero automático y no poder sacar sus ahorros, que ha ido a una situación en la que los pensionistas puede que no cobren sus pensiones, en la que los bancos siguen cerrados desde hace mucho tiempo, en la que se han escapado decenas de miles de ahorros e incluso que los griegos se los han metido en el colchón desatando una ola de atracos y violencia inusitada".

El PSOE  le exige una rectificación
El portavoz de Economía del Grupo Parlamentario Socialista, Juan Moscoso, ha exigido una rectificación a las palabras del dirigente del PP Pablo Casado que ayer habló de atentados, atracos e inseguridad ciudadana en Grecia “cuando no es verdad”. Además ha pedido al Gobierno “más respeto y sensibilidad con el pueblo griego” y que se comprometa a “un acuerdo justo y sostenible que no le dé la espalda”.En el transcurso de la sesión de control celebrada en el Congreso de los Diputados, Moscoso acusó al Gobierno del PP de mantener en las últimas semanas una posición “en exceso insensible, irresponsable y muy irrelevante”, mientras “el pueblo griego ha tenido un comportamiento que ha demostrado entereza y civismo”.