“Creo en la honorabilidad de Paco Camps. Lo creo firmemente, yo compro ropa y no me guardo la factura. Soy una ciudadana normal y corriente. Es una realidad que nos pasa a muchos”, ha afirmado Celia Villalobos, para apoyar el argumento de Francisco Camps, ayer, en el juicio abierto contra él por la llamada causa de los trajes, cuando afirmó que él se compró las prendas de vestir que según la acusación recibió de la trama Gürtel, pero que no acostumbra a pedir tickets ni facturas.

Política o ciudadana corriente
La presentadora de Los Desayunos, Ana Pastor, puntualizó a Villalobos que ella no es “una ciudadana normal y corriente”, sino “una política, con un cargo público” y le recordó que “no es lo mismo el control sobre un político que sobre otro ciudadano”, lo que dio inicio a un rifirrafe durante el que ambas se interrumpieron en varias ocasiones.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=KdVrG03N_-g[/youtube]

"Amiguito del alma", una frase habitual
La política popular minimizó una de las pruebas usadas ayer por la acusación en el juicio contra  Camps para demostrar su estrecha relación con el cabecilla de la trama Gürtel en Valencia, Álvaro Pérez (El Bigotes), referente a la grabación de una llamada telefónica en la que el expresidente valenciano llama al empresario "amiguito del alma". Para Villalobos, esta es una expresión común que ella también usa de manera habitual, incluso en momentos en los que querría llamar al interlocutor: "hijo de tu madre".

Villalobos recurre al caso Blanco
Para la dirigente popular no son lo mismo los "amiguitos" de Camps que los "amiguetes" de Blanco, quien por cierto, no está ni siquiera imputado en delito alguno. Según Villalobos, “es terrible lo que  han hecho” con Francisco Camps porque “si a algunos nos cogieran algunas conversaciones. ..muchas veces hablamos en broma de muchas cosas...  Al señor Pepe blanco le han cogido en unas conversaciones con una trama que en principio parecía que no le afectaba. Ahora resulta que se reúne en una gasolinera con un amiguete para jugar al mus”, afirmó la política popular, a la que la presentadora tuvo que pedir más de una vez que no se fuera por las ramas.

Contra Bono
Después de recurrir al caso Blanco, Celia Villalobos recordó las acusaciones infundadas que en su día publicó La Gaceta, y de las que el PP sacó tajada política, contra el expresidente del Congreso, José Bono, referente a que habría beneficiado a un empresario, durante su etapa como presidente de Castilla-La Mancha, a cambio de favores. Acusaciones todas que fueron desestimadas por el Tribunal Supremo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=QJVtZcnz8Ck&list=UUbdB2jfxZYRtYBDGTnBG1TQ[/youtube]

 Falta de independencia de la Justicia
“Me parece escandaloso que a otros políticos que  han recibido regalos de empresarios  que se han beneficiado directamente de la presidencia de esa comunidad, le han regalado el dormitorio de su hija…y otras cosas. Y no pasa absolutamente nada, tratándose  mucho más que de un traje o dos, en el caso de que fuera cierto”, ha dicho Villalobos, que se mostró  “escandalizada por la doble vara de medir y la falta de independencia de la Justicia”.

Contra el juez del caso Camps
Por atacar, la nueva vicepresidenta del Congreso terminó cargando  hasta contra el juez en el caso de los trajes. “Cómo te puedes poner en manos de un juez que es del PSOE porque ha colaborado con el PSOE”. A la pregunta de la presentadora de si pone en cuestión la imparcialidad del juez en el caso Camps, Villalobos respondió que cree que “debe pedir la inhabilitación”, pero luego se escurrió negándose a dar razones y alegando que “se trata de una defensa particular y que no es nadie para dar consejos jurídicos.