¿Le ha impresionado especialmente alguno de los testimonios de la querella que instruye en su juzgado por los crímenes del franquismo?” La jueza María Servini de Cubría toma su tiempo para contestar a la pregunta de ELPLURAL.COM y responde con un punto de emoción: “Las declaraciones de los testigos son muy duras, de las víctimas, de las familias… Es muy difícil escuchar varias declaraciones seguidas. Es impresionante lo que han sufrido estas personas. Si los jueces españoles escuchasen lo que he escuchado yo, abrirían las causas en sus juzgados”.

Viajó a Madrid para recibir un premio por su labor por los Derechos Humanos de la Fundación Abogados de Atocha y aprovechó para mantener un breve e informal encuentro con periodistas. La jueza María Servini de Cubría que está analizando los testimonios de cientos de querellantes en la denominada causa argentina por los crímenes del franquismo, solo rompió brevemente su expresión medida al referirse a las víctimas: “Impresiona su sufrimiento”.

“Tengo esperanzas en esta causa”
“Tengo muchas esperanzas con esta causa – explicó- Si no, no estaría acá, no hubiera venido a recibir este premio. Puedo decirles que todos los días estamos trabajando en ella pero la distancia hace que los tiempos se alarguen.

“Martín Villa puede declarar por videoconferencia”
Sobre los exministros y los antiguos funcionarios franquistas que ha dado orden de detener a través de Interpol para su toma de declaración, la jueza comentó que “sé que alguno de ellos, como Martín villa quiere declarar. Podrá hacerlo por videoconferencia. En el caso de que el Consejo de Magistrados así lo autorizase le tomaré acá esa declaración junto con las otras personas que también deben declarar”.

“Mucho no ayudaron”
Las “facilidades” del Gobierno español para la investigación es notorio que han brillado por su ausencia. La jueza se lilmitó a comentar: “mucho, no ayudaron”. A pesar de esa falta de colaboración, la visión de María Servini sobre el futuro de esta querella contra el franquismo tiene un punto de optimismo: “Pienso que llegará un momento en que España investigará. Como pasó en Chile”.

Interesante Archivo Histórico
En este sentido recuerda a los jueces que colaboraron con ella en su visita a España, cuando vino este pasado verano a tomar declaraciones a víctimas y  testigos y a conocer sobre el terreno la situación. Me ayudaron mucho, todos salvo una jueza”.  También cita como especialmente interesante su visita al Archivo Histórico de donde afirma, tiene que pedir bastante documentación.

“No he tenido presiones”
¿Cuándo podría concluir este proceso? “Si fuera todo en Buenos  Aires sería más fácil”, considera la jueza quien negó que se hubieran producido conversaciones bilaterales entre los gobiernos de Argentina y España sobre este tema. También niega haber sufrido coacciones en este tiempo “no, no he tenido presiones”.

“Tengo que escuchar a los acusados”
Ante la pregunta de si en el caso de que el escenario fuera en Argentina exministros como Rodolfo Martín Villa o Utrera Molina estarían ya en prisión, María Servini contestó: “Primero tendría que escucharle y luego resolver. Hemos pedido su detención pero hay que resolver la situación particular de cada uno”. Al recordarle que el ministro de Justicia había rechazado las extradiciones, la jueza exclamó: “no me extraña”.

“Algún juez se animará a investigar”
Pero tengan fe, pienso que España abrirá la investigación”, insistió. ¿Ese cambió vendría dado por un vuelco electoral? , le preguntaron. La magistrada esquivó la cuestión política: “Yo pienso que algún juez se animará a investigar y yo se que más de uno tiene ganas de investigar”.

“Delito imprescriptible”
Del argumento jurídico que el Supremo destaca para no permitir la investigación penal de las desapariciones forzadas del franquismo y que no es otro que la Ley de Amnistía de 1977, la jueza Servini recuerda que “aquí hay un delito de lesa humanidad, y como tal no prescribe”. Añadió que “estamos en un mundo globalizado y ya ven que la ONU  pide que se investiguen estos crímenes, y otros países parece que también lo plantean”.

“Sin miedo”
¿Pueden tener miedo los jueces  a este tema? ¿Ha sentido ella miedo? “No, no. A mí me tocó detener a militares en su mayoría muy importantes y no he tenido miedo. Uno se acostumbra. Es el trabajo. No creo que los jueces de aquí tengan miedo, es solo que no ha llegado el momento propicio para poder abrir una investigación de ese tipo”.

¿Nuevas órdenes de extradición?
¿Cuál sería ese momento propicio?  “No lo puedo decir. No quiero meterme en la política de este país”,  dijo y añadió: “Este tema lo saben ustedes mejor que yo”. Y cambiando de tercio dijo que sí, que podrían producirse más ordenes de extradición según avance la causa. “El tribunal va investigando y van surgiendo temas. Pero hay que escucharles, como en el caso de Martín Villa que quiere declarar. Hay que escucharle”.

El nieto de Estela
De su largo y complejo historial como magistrada recuerda con satisfacción la entrega de los dos primeros niños robados a las madres de la Plaza de Mayo. “Fueron una emoción y una satisfacción muy grande. A uno de los niños, Emiliano, la abuela me lo traía todos los años para que lo viera. Ahora es un hombre”. Sobre el l nieto de Estela de Carlotto explica: “Nos costó bastante encontrarle. Tuvimos que investigar a varios menores que podían ser este niño, tuvimos que allanar varias casas…” Al final fue otra satisfacción más cuando todo se comprobó”.

El caso del fiscal Nisman
También hablo la jueza Servini sobre la muerte del  fiscal Alberto Nisman que investigaba el caso AMIA. Cuando ocurrió,  María Servini era jueza accidental supliendo al titular que se encontraba de vacaciones. “Dispuse medidas urgentes para evitar la desaparición de las pruebas”, aclaró.

¿Suicidio? ¿Asesinato?
 “Es una situación muy dura la que está pasando la justicia en Argentina y habrá que ver cómo se desarrollan los hechos. Creo que la Asociación de Fiscales quiere ser querellante en la causa”. Dice que le faltan datos para opinar: “Así como hay detalles que apuntan al suicidio, hay otros que señalan al asesinato”.

Investigación lenta
Para la jueza “no será una investigación muy rápida. Hay que esperar a las periciales, análisis, detalles que no se conocen a priori, rastrear los diversos teléfonos que tenía… Hay que esperar, el tiempo es fundamental” ¿Y si fuera un asesinato? “Entonces… sería muy desagradable para mi país”.