Es una de las obsesiones del PP, dar imagen de que el partido vive flotando sobre una balsa de aceite, sin apenas tensiones; una nave en la que todos reman al unísono bajo la voz de Mariano Rajoy. Sin embargo, la realidad es que, en un proceso acelerado, lo que está viviendo el PP es una situación de turbulencias internas que tan sólo se tapan porque la detentación del ‘poder’, y la cantidad de cargos que se pueden nombrar gracias a él, permiten aún mantener la ficción.

La percepción de desunión en el PP ya ha llegado a la población
Un documento del PSOE, que parte del resultado de una encuesta de Metroscopia viene a reflejar que esta situación de enfrentamientos internos, sin embargo, llega muy claramente al público. El estudio de Metroscopia, conocido el pasado 9 de febrero, refleja que 7 de cada 10 españoles ven al PP como un partido dividido. E incluso, que el propio 50% de los votantes ‘populares’ consideran que su partido está viviendo convulsiones internas.

Un resultado fruto de toda una creciente catarata de enfrentamientos entre ‘las familias’ del PP, y que abarcan un muy variado campo de asuntos: desde la forma de afrontar el fin de ETA, hasta el aborto, pasando por Cataluña, la financiación autonómica o la política de recortes sociales, o de aplicación de impuestos.

La ‘crisis’ por la elección del candidato andaluz
Pero vayamos por partes. La última división pública, muy pública de hecho, ha sido la elección del candidato a dirigir al PP andaluz. La elección ‘digital’ por parte de Rajoy de Juan Manuel Moreno ha llegado tras enormes tensiones entre Javier Arenas y Soraya Sáenz de Santamaría, que apostaban por este candidato, frente al aparato de Génova, es decir, María Dolores de Cospedal, que apoyaba a otro candidato.

Las ‘intervenciones’ de fuera de Andalucía revuelven a varios cabecillas. Así, Esperanza Aguirre, tras conocerse la ‘decisión’ de Rajoy en favor de Moreno, pide que se deje a los militantes andaluces elegir a su líder, y que este no sea señalado “porque te toque el dedo divino”. Y la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, en el mismo sentido dice que “los andaluces del PP no necesitamos consejos de nadie”.

Pero esta crisis llega sólo quince días después de que se escenificara la ‘ruptura’ definitiva del ‘rajoyismo’ con el ‘aznarismo’ en la Convención del PP celebrada en Valladolid. Primero Aznar, después Mayor Oreja, que de paso ‘renunciaba’ a encabezar las listas del PP para las elecciones europeas, se excusaron para no asistir a un evento donde se les había reservado turno de micrófono. En el caso de Aznar, incluso para abrir la Convención.

La ruptura total con el ‘aznarismo’
Era la concreción definitiva del malestar del expresidente con quien fue su ‘elegido’, y que, aunque era muy conocida, estalló el pasado mes de mayo en la famosa entrevista de Antena 3. Como se recuerda en el documento del PSOE, Aznar en la famosa entrevista en Antena 3, criticó abiertamente a Rajoy, dijo que se rebelaba contra su “lánguida resignación”, le exigió que tenía que “bajar los impuestos ahora” y cumplir su programa, porque “cuando se tiene una mayoría tan amplia como la del PP lo que hace falta es que se cumpla el programa electoral por el que se fue elegido”.

Fue entonces cuando Aznar dijo aquello, que a muchos sonó como amenaza de regreso, de “cumpliré con mis responsabilidades, con mi conciencia, con mi partido y con mi país”. Un mensaje que después ‘revalidó’ en el Congreso, “su mandato es inequívoco y el coste de la no reforma sería inasumible”, dijo, a lo que Jesús Posada, presente en el acto, se vio obligado a contestar en los pasillos recordando que “quien ahora manda en el PP y en España es Rajoy“.

Como decimos, este enfrentamiento, lejos de relajarse, con el paso del tiempo ha ido recrudeciéndose hasta llegar a la escenificación de Valladolid. Aunque, también es cierto, que personas muy cercanas a Aznar, han reconocido a ELPLURAL.COM que el expresidente nunca pondría en marcha ningún proyecto político que pudiera debilitar al PP.

El terrorismo y el nacimiento de VOX
Uno de los asuntos, no menores, por los que Aznar y su entorno se enfrentan a Rajoy es la reacción del Gobierno ante la sentencia de Estrasburgo que obliga a revisar la llamada ‘doctrina Parot’. La excarcelación de Bolinaga ya provoca en otoño de 2012 un gran lío, en el que se recuerda que Basagoiti dice que “el PP no se puede permitir el lujo de estar peleándose y más en público con la que está cayendo”. Pelea en la que entró Esperanza Aguirre de inmediato asegurando que “no comparto la decisión del Gobierno y yo no la hubiera tomado”.

Lejos de amainar, la ‘tormenta’ por la forma de afrontar los asuntos del terrorismo y el trato a las víctimas del terrorismo, que tanto había unido al PP contra Zapatero, no deja de arreciar. Hasta el punto de que en enero ya de 2014, Ortega Lara y Abascal, junto a dirigentes del PP en el País Vasco, abandonan el partido y fundan VOX. La misma causa está detrás de la ‘renuncia’ de Mayor Oreja.

Otro aislado, el exlíder catalán del PP, Vidal Quadras, salta también descontento con ‘el partido de Rajoy’, y lo hace declarando que deja un PP porque se ha convertido en “un rebaño flanqueado por mastines”.

La reforma del aborto de Gallardón
Otro asunto que ha abierto heridas en el PP, y aún está por ver cómo se podrán cicatrizar, es el empeño de Gallardón, pero sin duda ‘consentido’, si no impulsado, por Rajoy, en sacar adelante una nueva la ley del aborto que retrotrae el asunto a los años setenta. Una ‘guerra’ que se abre en mayo de 2013, cuando se empiezan a conocer las líneas generales de la propuesta.

El miedo al desgaste electoral que la ley provoca ha llevado a que ni uno de los baronesdel PP la haya apoyado expresamente en público y a que. al contrario, varios presidentes autonómicos, muy notoriamente el extremeño Monago y el gallego Feijoo, se hayan pronunciado en contra. O la propia vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos haya llegado a decir que “espera que el proyecto de la ley no llegue al Congreso”.

Como en el caso del terrorismo, el ala más ultra del PP también se ha removido en este asunto. Así, como les hemos contado en ELPLURAL.COM , tanto Ignacio Arsuaga de Hazte Oir (si el PP no cambia la Ley, “perderá casi la mitad de su apoyo electoral”), como Gador Joya, de Derecho a Vivir (que critica “el desnortamiento” del PP), amenazan a Rajoy de retirarles sus apoyos si no cede a sus presiones.

El electrón libre, Aguirre…
Aguirre, y con ella una parte del PP en Madrid, como hemos apuntado, no dejan de mostrar su enfrentamiento continuo con Génova y Moncloa. En el documento de manifestaciones reunido por el PSOE, se recuerda toda una panoplia de intervenciones de la ‘lideresa’. Por ejemplo, cómo el pasado 4 de febrero, en Barcelona, al hablar de la decisión de no publicar las balanzas fiscales ironizó: “no entiendo cómo es posible que el gobierno de la transparencia que dice que es el Gobierno del PP, ahora diga que no va a publicar las balanzas fiscales”.

Y se recuerda que el enfrentamiento de Aguirre con la cúpula de su partido es tan obvia que llegaron a preguntarle porqué sigue en el PP, a lo que dijo que “creo en los principios y valores que defiende el partido (aunque) hay algunos como el ministro de Hacienda, que hacen lo contrario de lo que dice el proyecto y el programa”.

Por cierto, Montoro es uno de los grandes enemigos del sucesor de Aguirre, Ignacio González. El ministro no dudó en decir que “el presidente de la Comunidad de Madrid cree que en el Ministerio de Hacienda está la ventanilla para que le hagamos candidato”, a lo que éste respondió diciendo que “ha sido un final de año complicado para el ministro de Hacienda con los escándalos en la Agencia Tributaria, en Cemex…”

…Y la lista continúa…
Pero hay más que se recoge en este documento sumario. Se recuerda así, que desde mayo sigue abierta la guerra por el objetivo de déficit entre el Gobierno central y los autonómicos; los enfrentamientos entre el ministerio de Sanidad y varios gobiernos: las mamografías gratuitas en Castilla-La Mancha, el euro por receta de Madrid o el copago hospitalario, que no practica ninguna comunidad, tampoco las gobernadas por el PP; la subida del IVA cultural que rechazan entre otros Monago en Extremadura… Un listado que no deja de crecer, y que lleva a hablar del PP, como de “una jaula de grillos”.