El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y sus antecesores en el cargo, Alfredo Pérez Rubalcaba y José Luis Rodríguez Zapatero han despedido hoy juntos al fallecido Pedro Zerolo en la capilla ardiente instalada en la Casa de la Villa de Madrid. Sánchez, Rubalcaba y Zapatero han llegado por separado a la Plaza de la Villa, pero han coincidido en el salón municipal donde se encuentran los restos mortales de Zerolo, fallecido hoy a los 54 años por un cáncer de páncreas.

Tras saludar a los ex secretarios generales del PSOE, Sánchez ha depositado una rosa roja sobre el féretro del responsable de Movimientos Sociales del partido. En declaraciones a los periodistas antes de entrar en el velatorio, Sánchez ha afirmado que de entre las cosas que aprendió de Zerolo están el "no desfallecer y seguir luchando siempre" y que "la diversidad es la esencia del proyecto socialista".



"No perder nunca la sonrisa"
"Me enseñó muchas cosas, una de ellas a no desfallecer, a seguir luchando siempre, a no perder nunca la sonrisa y que la diversidad es la esencia del proyecto socialista, porque hablar de diversidad es hablar de la pasión por la igualdad y la libertad", ha asegurado. El líder socialista ha descrito a Zerolo como "un luchador que nunca perdió la sonrisa" y se ha mostrado convencido de que el legado de "libertad e igualdad" que deja una persona de "la talla humana y política" como Zerolo seguirá "vivo para toda la familia socialista".

Se conocieron como concejales
Ha recordado que ambos se conocieron en 2003, cuando se estrenaron como concejales en el Ayuntamiento de Madrid bajo las órdenes de la entonces líder del grupo municipal, Trinidad Jiménez. "Consideraba que el PSOE era el instrumento necesario para el cambio social y político que necesitaba el país", ha destacado.

Sánchez también ha tenido palabras de reconocimiento para Jesús, el marido de Zerolo, al que ha definido como "un compañero leal, fiel y que ha estado siempre con Pedro".