Iñaki Gabilondo alerta este jueves en su vídeoblog de El País y la Cadena SER, de la frecuencia con que algunos dirigentes del PP, y entre ellos el presidente del Gobierno, tienen a recuperar el talante poco democrático de la antigua derecha española.  "Con demasiada frecuencia resbalan, se descontrolan y cuando lo hacen, se les descuelga apolillado el rancio abolengo", critica.

"Exabruptos informativos"
Tras afirmar que no le gustan en absoluto los insultos en la política, sí dijo que algunos "exabruptos" tienen cierto valor porque son muy informativos:
"Nos dan muchas pistas sobre el fondo de armario mental de las personas que los que las lanzan. En el debate del Estado de la Nacion, Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, se desnudó con algunos de estos exabruptos que resultaron muy informativos.

Sí. Habló el señor Rajoy con Sánchez de manera muy despectiva: le perdonó vida y resultó bastante desagradable oírle expresarse así. Pero hubo un momento en que le dijo, no vuelva usted por aquí con estas cosas que me recordó al 'váyase señor González', en el que, al margen de los votos, parecía existir una ley no escrita en la que ellos eran propietarios y los otros advenedizos".

El casinillo de Rajoy
Según Gabilondo, en la derecha española hay un "instinto bastante reiterativo" en esa dirección nada democrática de la que no se escapa ni el presidente del Gobierno. Cree que con esa frase se le vio el plumero de "antiguo casino provincial":
"El talante que expresaba Mariano Rajoy muy de casino, antiguo casino provincial... Fermín, que no vuelva a pisar esta casa este caballero... esta sensación de reservado el derecho de admisión que resultó verdaderamente ofensivo. Tengo la impresión de que hubo un silencio en la cámara al comprobar que estaba pasándose mucho con una afirmación así".

Aznar, Cañete, Aguirre...
Pero Mariano Rajoy no es el único, otros, recuerda se dejan llevar por el estilo de "cantina de cuartel" y pone como ejemplo a Aznar con su 'me van ustedes a decir a mí cuándo he de tomar otra copa' o el de "terrateniente  nostálgico", en referencia a Miguel Arias Cañete y su 'manteca colorá' o la chulería de Esperanza Aguirre cuando se dio a la fuga:
"Hay otro estilo, que la derecha ha manejado mucho, algo así como el de fuego de campamento del frente de Juventudes, algo así como de cantina de cuartel, muy de Aznar 'me van ustedes a decir a mí cuándo he de tomar otra copa. O recuerdan aquel otro muy de terrateniente nostálgico, aquellos camareros que sí sabían servir la manteca colorá o aquel no sabe usted con quién está hablando de Esperanza Aguirre cuando coge el coche y se da a la fuga".