En la Unión Europea, alucinan. No lo entienden. Ni Almunia, ni Hollande, ni Merkel. ¡Ni nosotros, todos los aficionados españoles, tampoco! Los alemanes están de los nervios y piensan que les tomamos el pelo. Otro problema para Mariano Rajoy.

La moda nacional
¿O no? Tras lo de los aeropuerto de Castellón (el de “el abuelo Fabra”), el de Ciudad Real,  el de Badajoz y otros tantos otros que operan para dos o tres vuelos al día, es normal que los de la UE, belgas, suecos o alemanes, tras ayudarnos de cabo a rabo, se pregunten por qué narices ahora nos ha dado por remodelar, construir o lavar la cara a tantos estadios de fútbol.

Deuda millonaria
Y es normal que no lo entiendan. Si la Liga de Fútbol Profesional reconoce que los equipos de Primera y Segunda División, aunque tengan renegociada su deuda con Hacienda, Seguridad Social y con el resto de acreedores, deben más de 3.600 millones de euros, nadie lo entiende. Con tanto recorte en educación, en prestaciones y en sanidad, con tanto paro, en la UE nadie entiende como Mariano Rajoy permite que en el fútbol español todo sea jauja y que todos sus presidentes, además de realizar los fichajes más caros del fútbol mundial, se permitan construir tanto estadio nuevo.

Los mundos de Yupi
Todo porque el Real Madrid de Florentino Pérez, con una deuda que supera los 541 millones de euros, desea remodelar el estadio Santiago Bernabéu (lavarle la cara costará más de 400 millones de euros).  Y claro como el Madrid quiere hacer un campo nuevo, el Barça no desea quedarse atrás. ¿La excusa? El Camp Nou  también se ha quedado antiguo. Y como los dirigentes del Madrid y el Barça, piensan otros responsables del fútbol español.

Ladrillos en los estadios
A los hechos me remito. Es la moda: inaugurar o remodelar campos de fútbol; aunque cada vez vayan menos espectadores a los campos por tantas retransmisiones por televisión en la modalidad de pago por visión. Cornellá El Prat, Nuevo San Mamés, Nuevo Mestalla (que antes o después se acabará), el nuevo Bernabéu de ACS, el nuevo Camp Nou. Da la impresión de que para los constructores, tras tantos meses en el dique seco, su nuevo pelotazo sea maquillar, lavar, remodelar o, si no hay más remedio, levantar nuevos estadios de fútbol.

Almunia y los de la UE, mosca
Un dirigente de la Unión Europea cuenta a ELPLURAL.COM que se llevó las manos a la cabeza al leer las declaraciones de Javier Faus, vicepresidente del F.C.Barcelona. El dirigente blaugrana explicó en rueda de prensa, aunque la deuda de su club es millonaria, por qué se plantearon hacer un nuevo Camp Nou: “Cada año nos gastamos 10 millones de euros en mantenimiento por cómo está la instalación. Es mucho dinero. Con el nuevo estadio nos garantizamos 30 millones de euros más de ingresos cada año”. Y se quedó tan tranquilo.

Levantemos más estadios
Será por eso que el Athletic Club ha inaugurado este año parte del nuevo estadio de San Mamés  y por eso el nuevo presidente del Valencia desea cuanto antes reiniciar las obras del nuevo Mestalla. Por cierto, ¿cuánto cuesta hacer en cualquier ciudad de España un estadio nuevo? ¿Cuánto? ¿300 millones de euros, con todo nuevo a estrenar y con capacidad para 60.000 espectadores? ¿Sí? Desconozco si es mucho o poco dinero. Pero si levantar un nuevo estadio de esa capacidad cuesta esa cantidad, 300 millones de euros, ¿por la lavar la cara, adecentar, maquillar y modernizar el Bernabéu cómo es posible que a Florentino Pérez, constructor de tronío y empresario del año, le presenten un presupuesto de más de 400 millones de euros?

¿Cuánto cuesta levantar un estadio en España?
Llamaré a Villar Mir padre, el de OHL, íntimo amigo de Florentino, para que me lo diga. Es lo que se pregunta Joaquín Almunia, el azote de la UE para los clubes españoles de fútbol, y el resto de diputados de la Unión Europea. “¿Por qué en vuestro país el único ladrillo que se emplea ahora es para construir o remodelar vuestros estadios de fútbol?”, comenta a ELPLURAL.COM un conocido eurodiputado, no catalán, que nos representa en el Parlamento Europeo. Además, como es muy futbolero me pidió que transmita este mensaje a Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes y persona de confianza de Mariano Rajoy: “Además de escribir artículos defendiendo al Barça (‘Orgullosos del Barça’ en El País), que investigue porque el Real Madrid y Barcelona desean construir nuevos estadios!” Aunque ya me lo imagino, le prometí investigar. De momento, aunque todos pidieron su indulto, Del Nido, expresidente del Sevilla, sigue en la cárcel. Algo es algo.

José Manuel Muñoz es periodista de Deportes