La historia sobre las sospechas socialistas de que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dado un nuevo giro que podría refrendar las acusaciones. El pasado 19 de junio, la portada de La Razón recogía una imagen de Antonio Trevín, portavoz del PSOE en la Comisión de Interior, tomando café en un establecimiento público con dos comisarios del Cuerpo Nacional de Policía. Días después, esos mismos agentes, Telesforo Rubio y Miguel Ángel Serrano, eran destituidos en sus cargos por el Director Adjunto Operativo, con el argumento de que habían faltado al principio de "imparcialidad política".

Semejante decisión por una reunión pública de dos funcionarios con uno de los diputados encargado de sus menesteres indignó al PSOE, cuyo portavoz, Antonio Hernando subrayó que “se cesa a dos funcionarios de Policía por reunirse con la oposición. Es inadmisible, impropio de un Estado de Derecho y propio de otro régimen”. Más duro fue el propio afectado, el diputado Trevín, que acusó a Interior de “hacer seguimiento a opositores políticos, lo que se ha demostrado con esta portada y esta decisión”.

Minuciosos detalles
Trevín señaló como prueba a los minuciosos detalles que daba La Razón sobre las veces que se había reunido con los mismos comisarios, algo que, según él, “solo se explica porque el medio me haga seguimientos o los haga la policía política de Fernández Díaz y ésta lo filtre a los medios”.

"Policía política"
El caso llegó al Congreso, donde hasta tres diputados llegaron a preguntar a Fernández Díaz si tenía una "policía política" para espiar a la oposición y Trevín le pidió que le garantizase "que al salir del Congreso no voy a ser espiado". El ministro tachó de "indignas" las acusaciones, aseguró tener "cosas más importantes que hacer que seguirle a usted y espiarle" y exigió a los socialistas que probasen sus acusaciones.

Una foto antigua
Y así hasta hoy, cuando se produce una novedad que podría probar las sospechas de los socialistas, según informa El Confidencial Digital. Resulta que la imagen con que La Razón ilustró su noticia sobre la reunión del 25 de mayo se había tomado "más de un mes y medio" antes de la referida cita. Es decir, que allá por inicios de abril, alguien también presenció otra reunión con los comisarios y tomó una imagen que luego filtraría al periódico, dado que no tiene sentido que La Razón hubiera tenido una prueba gráfica de dicha reunión y haya esperado casi dos meses para publicar la noticia, a raíz de un nuevo encuentro.

"Una camarilla policial"
En conversación con este periódico, Trevín ha confirmado que la imagen de la portada del diario no pertenece a la reunión que le costó el puesto a ambos comisarios, y la sitúa a principios de abril. "Podemos estar ante una camarilla policial que cumpla órdenes del ministro o que actúen por su cuenta", ha asegurado el diputado socialista, quien seguirá tramitando su indignación por la vía parlamentaria: "Vamos a seguir haciendo iniciativas y preguntas al ministro para que clarifique definitivamente el tema".