El pasado viernes, el diario La Razón publicaba una de sus épicas portadas con una fotografía tomada a escondidas de dos comisarios de la Policía Nacional, Telesforo Rubio y Manuel Santano, en una cafetería de Madrid reunidos con Antonio Trevín, diputado del PSOE y portavoz en la Comisión de Interior. Lo que podría ser un encuentro normal entre un legislador y los afectados por sus decisiones, a la vista de todo el mundo, era para el diario una prueba más de que "el PSOE parece ejercer una influencia magnética sobre determinados mandos policiales". Unos días después, ambos comisarios han sido destituidos por el Ministerio del Interior sin que mediara explicación alguna.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha tachado la decisión de "hecho inaudito" y ha asegurado que "se cesa a dos funcionarios de Policía por reunirse con la oposición. Es inadmisible, impropio de un Estado de Derecho y propio de otro régimen".  "La oposición se puede reunir con quien quiera y cuando quiera. ¿Qué pretende el ministro? ¿que los funcionarios no se puedan reunir con la oposición? No estamos dispuestos a que se cercene la capacidad de reunirse con los funcionarios", ha criticado Hernando.

"Arbitrarios e injustificados"
Trevín, en declaraciones a ELPLURAL.COM, se muestra indignado y tacha los ceses de "arbitrarios, injustificados e incomprensibles en un país con una mínima calidad democrática" y defiende que, "cuando trabajamos en iniciativas que implican a la Policía, solemos pedir su consejo, pero no fue así ese día. Estábamos tomando un café porque son conocidos y amigos, como se lo toman muchos otros".

Obligado a trabajar con ellos
El diputado socialista, como portavoz de la Comisión de Interior, señala que "estoy obligado a trabajar no solo con ellos sino con decenas de funcionarios policiales, de la Guardia Civil y de sus asociaciones y sindicatos". Según Trevín, "está dentro de mis obligaciones y lo sabe el Ministerio" y señala que "el organigrama de la Policía se quedaría vacío si se supiera la de policías que han acudido a reuniones en Génova".

Reuniones para la Gürtel
Trevín critica que el Ministerio persigue "por razones ideológicas" a los funcionarios, mientras que "premia con fondos públicos a los afines" y que ellos sí mantienen relaciones sospechosas con funcionarios policiales para "tratar de aminorar los impactos sobre procesos judiciales como el de Bárcenas y la Gürtel".

Seguimiento a opositores
Pero el diputado va más allá y sospecha que Interior utiliza a policías para "hacer seguimiento a opositores políticos, lo que se ha demostrado con esta portada y esta decisión". Según Trevín, y a tenor de las explicaciones detallas de La Razón sobre sus movimientos, "solo se explica porque el medio me haga seguimientos o los haga la policía política de Fernández Díaz y ésta lo filtre a los medios".

Batería de preguntas
El diputado ya ha registrado una batería de preguntas al ministro del Interior en las que le interroga sobre si ha ordenado "el seguimiento y control de los diputados de la Oposición" y si ha recibido "información sobre las reuniones" que él mismo ha mantenido. También le ha preguntado si su Ministerio filtró la reunión a La Razón y "¿qué delito supone tomar un café en un local hostelero?" y si "¿ha decidido restringir el Gobierno a los parlamentarios de la oposición los contactos con los funcionarios?".