María Dolores de Cospedal saluda a José Bono.



María Dolores Cospedal es la única exvicepresidenta de un gobierno autonómico que no tiene sueldo de senadora autonómica, o de jefa de la oposición o presidenta de su grupo parlamentario, o portavoz; ni siquiera por su condición como diputada regional rasa del Partido Popular, ya que en su momento se encargó de suprimir las retribuciones de los parlamentarios en un intento de anular la acción fiscalizadora y de control de los socialistas sobre su gobierno. ¿Quién le paga, entonces, a Cospedal? Fácil: forma parte de la nutrida nómina de Génova 13 (sede nacional de su partido) donde percibe un sueldo que, siempre según las fuentes consultadas por ELPLURAL.COM, ronda los 80.000 euros, 87.864,98 menos de los que cobraba cuando era dueña y señora del partido , a lo que habría que añadir otros 70.000 por su condición de senadora hasta 2011. Y factura menos porque en la actualidad el PP tiene que repartir los dineros (ante la atenta mirada de la Audiencia Nacional, después del escándalo de la caja B de Bárcenas) entre la nueva promoción de jóvenes (Maroto, Levy, Moragas, Casado, Martínez Maíllo…) que han desplazado a Cospedal en el día a día del partido, y que aún así, como nos cuentan nuestras fuentes, cobra, “como su marido (en referencia a Liberbank), 7.000 euros al mes por no hacer nada”, concretan.

Vuelve a la carga contra los “privilegios” de Bono
Con estos antecedentes retributivos pocos políticos en España se atreverían a pedir por su boca la retirada del estatuto de expresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a José Bono (25 años al frente del Gobierno manchego), que desde que abandonó la presidencia del Congreso de los Diputados disfruta del “privilegio” (a partir de marzo de 2012), como lo cataloga Cospedal, de una “secretaría de apoyo dotada con dos personas, local de oficina con todos los medios, chófer y automóvil de alta gama”. Ni que decir tiene que estos empleados son funcionarios de la Administración y hagan o no este trabajo cobrarían lo mismo, así como el despacho que ocupa es también propiedad pública y su mantenimiento, esté Bono o no ocupándolo, cuesta lo mismo. Y es que el “odio” que Cospedal siente hacía José Bono viene de antes y es conocido por toda la clase política española, que entre 2009 y 2011 asistió atónita a la campaña emprendida por la secretaria general del PP y por su marido, Ignacio López del Hierro, según denunció el expresidente del Congreso, que en privado reconocía que ambos le buscaban escándalos financieros o inmobiliarios inexistentes para intentar meterlo en la cárcel, con la ayuda inestimable del desaparecido periódico La Gaceta, propiedad del exdiputado del PP, Julio Ariza.

Dietas recibidas por la Policía Nacional en sus distintas escalas. Fuente SUP



¿Cuánto cuesta la privilegiada escolta de Cospedal?
Pero claro, que una política que ganaba 260.000 euros/año en plena crisis económica por su condición de secretaria general del PP, senadora y diputada regional en Castilla-La Mancha, lo que le valió el merecido sobrenombre de “La bien pagá”, y aceptó el regalo de la empresa Hilo de Inversiones de la mitad de  un cigarral valorado en 2,4 millones de euros, hable a estas alturas de privilegios de sus contrincantes políticos, provoca cierta hilaridad ya que, además, María Dolores Cospedal no ha renunciado a su nutrida escolta que le acompaña mañana, tarde y noche, y que el propio  secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Fernando Ruiz, demandó en su momento una brigada especial para cubrir la seguridad de la hoy expresidenta de Castilla-La Mancha, ya que, siempre según sus palabras, al no haber unidad destinada a esta función ni policía autonómica, el cuerpo de funcionarios se tiene que reducir para cumplir estas funciones. ¿Cuánto cuesta esta desproporcionada escolta? ¿Es un privilegio que la Guardia Civil tenga que desplazarse cientos de kilómetros para proteger a una persona que, hoy por hoy, no tiene responsabilidad política, o casi ninguna trabajo? ¿Y los policías que están permanentemente apostados en la garita de su cigarral/búnker, por donde han pasado banqueros, financieros, especuladores, brókeres y demás miembros del Ibes 35, cuánto cuestan? ¿Por qué no renuncia ya a estos privilegios? La demagogia es el verdadero opio del político, que diría aquel.

Cospedal busca el enfrentamiento PSOE-Podemos
Sea como sea, el caso es que Cospedal ha anunciado este fin de semana en Albacete que el PP presentará este mismo lunes una iniciativa para suprimir los privilegios de los expresidentes del Gobierno de Castilla-La Mancha, particularmente a José Bono “que es el único que no ha renunciado a ellos y los está disfrutando”, dice. Sin embargo, Cospedal solo busca el enfrentamiento entre PSOE y Podemos, ya que para el partido de Pablo Iglesias será difícil abstenerse en esta propuesta, pero sí puede ampliar la iniciativa pidiendo, como así lo hizo el PSOE en su momento, que ningún cónyuge de los diputados pueda hacer negocio en la región a través de su pertenencia a consejos de administración de empresas con claros intereses comerciales y económicos en la comunidad. Propuesta que en su día fue rechazada por la mayoría del PP al entender que la iniciativa socialista pretendía materializar la transparencia política e impedir que empresarios, como Ignacio López del Hierro, hicieran negocios a costa de ser consorte de la presidenta castellano-manchega. Eso sí, si Bono renunciara a este estatus, que apenas hace uso del mismo y que Cospedal pudo anular cuando reformó el Estatuto de Autonomía de forma unilateral para modificar la ley electoral y dotar de legalidad a su fallido “pucherazo”, y no lo hizo porque no le interesaba políticamente hablando, entonces, el PP se quedaría sin pólvora, si es que alguna vez la ha tenido.