Este lunes conocimos la reacción de un presidente de Gobierno sobre lo sucedido en Cataluña... Pero no nos referimos al que primero podría pensarse, el presidente de España, sino al del Reino Unido, David Cameron. Y esto, conocer su opinión, fue posible porque el presidente británico no está escondido, sino que asiste a actos donde, además, se le puede preguntar.

Cameron sí habla...
En concreto, andaba David Cameron en una reunión de la Confederación de la Industria Británica y cuando, con normalidad, se le acercaron los periodistas y le preguntaron, comentó, como se destacó, que quería que "España permanezca unida", mientras defendía que los plebiscitos sean convocados por vía legal. En una situación tan complicada, ya sabemos lo que opina el premier Cameron.

Mariano Rajoy, escondido tras una nube de silencio que amenaza con tragárselo... Foto EFE Mariano Rajoy, escondido tras una nube de silencio que amenaza con tragárselo... Foto EFE



¿Pero y Rajoy? El sábado, en Cáceres, en el discurso ante sus compañeros de partido, comentó que "es imposible el diálogo si se toman decisiones unilaterales", y recordó que "la soberanía pertenece al conjunto del pueblo español" (de paso le escuchamos que estaba apoyando a José Antonio Monago, que justo delante de él acababa de reconocer que había mentido justo 24 horas antes, cuando amenazó con querellas contra los "rompepiernas" que publicaron que había viajado a Canarias decenas de veces). Esto, insistimos, 24 horas antes de la consulta en Cataluña.

Artur Mas habla, y habla, y habla...
Mientras el 'otro', Artur Mas, habló el lunes, el día siguiente al 'pseudo-referéndum', y el martes ha realizado una rueda de prensa para dar una valoración más sosegada de lo sucedido. Su mensaje, claro y repetido. Y frente a eso, el silencio.

Captura de la página de inicio de Moncloa Captura de la página de inicio de Moncloa



Un silencio que es 'total', infranqueable... Y es que, como muestra la agenda de la página web de Moncloa, y como han confirmado a ELPLURAL.COM en prensa de Moncloa, Mariano Rajoy no va a tener ni un sólo acto público.  Ni uno. Ni con prensa, ni sin prensa. A pesar de la que está cayendo, o precisamente por eso, no sólo con el 'referéndum' de  Cataluña, sino también con los casos de corrupción que empapan su partido, el presidente no tiene previsto acto alguno a lo largo de toda la semana.

Rajoy, ni habla, ni se le espera
Ante esa agenda resulta inevitable imaginarse a Rajoy en su despacho, día tras día, hasta que el jueves, escondido, lejos no sólo de los periodistas, sino también de los otros políticos.., a la espera de que se produzca su escapada a Australia, donde los actos del G20 le permitirán hablar de cualquier otra cosa que no sean los problemas que le crecen y le atosigan aquí, y que están empezando a provocar que incluso en los medios de la derecha ya no sólo se le critique, sino que, más allá, se empiece a decir que él no puede ser el próximo candidato del PP a la Moncloa.