El pasado 21 de mayo, el Comité Federal de Ética y Garantías del PSOE recibe un escrito presentado por Juan Hernández Lozada, Antonio Gil Mellado y Justino Lara, identificándose como militantes de la Agrupación de Ceuta del partido. El segundo resulta candidato a la lista socialista de Ceuta a la Asamblea de la ciudad.

Los tres militantes denuncian ante la comisión y ante la Secretaría de Organización que, a su juicio, se han producido anomalías en los procesos de primarias celebrados el pasado 12 de mayo. En el escrito, describen que estas irregularidades se corresponden con la “imparcialidad de los miembros del Comité de Garantías, del Secretario de Organización y del Comité Organizador”.

Además, añaden que “algunos votantes contaban con el voto sin haber pasado por la cabina donde estaba depositado” y sospechan de “la asistencia masiva de sindicalizados de la TRACE en las votaciones” y la presunta intervención de esta “en las elecciones de la agrupación”. Unas sospechas que les llevaron a enviar un escrito certificado para denunciar la “afiliación masiva” de trabajadores de la empresa de limpieza denominada TRACE.

Las primarias

Después del resultado de las primarias, los militantes decidieron acudir al Comité de Ética y Garantías socialista para trasladar sus sospechas sobre el proceso. El actual secretario general del PSOE en Ceuta, Manuel Hernández, se alzó con la victoria con el 69% de los votos sobre una participación del 79%. En cambio, Antonio Gil tan solo obtuvo el 18,4%.

Una sangría de votos que llamó la atención del candidato y que le llevó a incrementar sus sospechas después de la afiliación masiva de los trabajadores del TRACE.

Recurso desestimado

Tras dos meses, el 28 de julio, el Comité Federal de Ética y Garantías respondió al escrito del trío de denunciantes alegando que esto se tuvo que plantear ante la “Comisión Regional de Ética de la Ciudad de Ceuta”. “El proceso electoral no es objeto de impugnación, ni se ha realizado ante el órgano competente” por lo que no puede ser “objeto de consideración” por la citada comisión.

La resolución del a Comisión ha acabado con la desestimación del recurso presentado por los militantes. “No puede admitirse una revisión prácticamente global del censo, su formación, la tramitación de su conformación”, arguyen desde el PSOE. La Comisión “no se puede convertir en ese momento en un revisor de todo lo que implica la conformación de un censo”.