En Fuengirola (Málaga) y durante el mandato de la 'semieterna' alcaldesa del ala dura del PP, Esperanza Oña, se practicaban muy a menudo las muestras de provocación a la memoria democrática y a la oposición. Ejemplo de ello fue como se celebraba el "Día del perro" coincidiendo con el 14 de Abril, aniversario de la proclamación de la II República española. "Son las cosas de Esperanza", decían para justificarla resignadamente sus compañeros de filas en el Partido Popular.

Huída de Oña a Sevilla
Oña se fue al Parlamento andaluz tras muchos años de alcaldesa por una ley autonómica que la incompatibilizaba y la obligó a decidir entre Sevilla o Fuengirola. Eligió la capital de Andalucía pero dejó una heredera que ha retomado parte de sus provocaciones. Se trata de Ana Mula.

Una de las herencias recibidas de los mandatos anteriores por parte de Mula fue la Feria de los Pueblos de Fuengirola. Dicha muestra mundial es un evento anual que ancla su origen en 1994, con carácter multicultural que tiene lugar entre abril y mayo en Fuengirola. La Feria intenta ser un reflejo en  las calles de la ciudad costasoleña de lo que son los países y los distintos pueblos y su cultura. Este año se está celebrando desde 27 de abril hasta este martes 1 de mayo.

Patético y ridículo desfile
La sorpresa surgió cuando durante el desfile de presentación de esta XXIV edición de la Feria de los Pueblos de Fuengirola, nuestro país estaba representado por hombres vestidos con uniforme de España "complementados" con uniformes de Mossos de Escuadra de Cataluña. Algo patético, surrealista y soez que no se sabe si intentaba ridiculizar a la policía autonómica o a la propia Cataluña. Fue una muestra de chabacanería con frentismo incluido. Para otras fuentes consultadas, y desde una perspectiva distinta a la anterior, ha supuesto un escarnio vergonzoso a la enseña nacional.  Dicho desfile y pasacalles estaba organizado, como todo el evento, por la Delegación de Turismo del Ayuntamiento fuengirolense.


Para el concejal socialista de Fuengirola y ex candidato a la alcaldía, Javier García León -que estaba presente al paso del bochornoso espectáculo- “el concejal de Turismo haría una gran favor a esta ciudad y a su dignidad si dimitiese, si no lo hace, la señora alcaldesa, Ana Mula, debería apartarlo de manera inmediata”. Desde distintos sectores también se ha censurado este hecho con una fuerte actividad de queja y denuncia en las redes sociales.