Costó en torno a los 200 millones construirlo, otros más de 60 millones llevan gastados en su promoción, y unos pocos más en su mantenimiento, pero las autoridades de Castellón han encontrado razón por fin para sacar pecho: ya no lo tienen en el fondo de la lista clasificatoria de aeropuertos... Desde su inauguración en 2011 a bombo y platillo por Fabra y Camps en plena campaña electoral, ya ha recibido en total... ¡425 pasajeros!

El aeropuerto fantasma
Hacer las matemáticas para calcular la inversión que ha supuesto cada usuario resultaría ahora doloroso y tramposo, porque las autoridades confían en que 'el aeropuerto fantasma', como lo calificaba hace diez días incluso el New York Times, despegue de una vez, pero no deja de sorprender el eco que ha encontrado la pírrica cifra.



Y es que la noticia ha saltado a los periódicos locales, que destacan con cierto orgullo hoy que hay otros seis aeropuertos de AENA que han recibido menos pasajeros. Bien es verdad que tienen que reconocer que esos 'aeropuertos' que reciben menos pasajeros son apenas aeródromos, como Cuatro Vientos, en Madrid, o Sabadell o Son Bonet, en Mallorca, y que otro es un helipuerto, el de Ceuta, lo que visto el despliegue no impide que se saque pecho. Los otros dos en lista de 'descenso' de categoría son los pequeños aeropuertos de Castellón y Huesca.

Unos pasajeros 'repetidos'
Esos 425 pasajeros que han utilizado el aeropuerto castellonense han llegado todos en vuelo chárter... Y, aunque lo disimulan las autoridades, han sido en realidad casi siempre los mismos: los jugadores del Villareal C.F., que utilizan las instalaciones para desplazarse cada fin de semana que tienen partido como visitantes. También el Barcelona F.C. lo usó recientemente cuando visitó El Madrigal.

Al dar orgullosos estos datos, las autoridades aeroportuarias castellonenses fastidiadas han contado también que las cifras hubieran podido ser aún 'mejores', ya que dos vuelos comerciales tuvieron que suspenderse a causa del viento, impidiendo así que 94 pasajeros más sumaran 'puntos' a la clasificación.

Claro que este dato tiene una lectura también preocupante... ¿Han construido el aeropuerto en el lugar adecuado, o habrá que sumar a la historia negra de la instalación que esté ubicado en un lugar especialmente ventoso?