Según publicó el diario Las Provincias, el diputado de Ciudadanos en las Cortes valencianas y secretario primero de la Mesa, Emilio Argüeso, reclamó el pasado 16 de junio a Presidencia de Les Corts la compra de de una cafetera para su uso personal. La Cámara respondió con una cafetera de cápsulas, cuyo coste de 169 euros fue cargado al presupuesto de la institución. Contactado por el diario valenciano, Argüeso se apresuró a declarar que él pagaba de su bolsillo todas las cápsulas de café para la máquina y que la iba a poner al servicio del resto de la institución porque él no la estaba usando. 

Sin embargo, en el mismo escrito en que el que Argüeso se apresura a devolver la cafetera, exige que se le suba el café a su despacho, un privilegio del que sólo disfruta el presidente de las Cortes, Enric Morera, de Compromís; que puede solicitar que los camareros de la cafetería de las Cortes -que es la más barata del centro de Valencia- le suban café a él y a sus invitados en caso de recibir visitas. 

El diputado de Ciudadanos, sin embargo, considera que todos los diputados deberían ahorrarse el viaje en ascensor y el pequeño paseo a la cafetería y poder exigir que se les sirva el café en sus despachos. Según la declaración de bienes de Argüeso, éste cobra 89.736,25 euros brutos al año, unos 4.200€ netos mensuales, sin contar las pagas extras.