El lider de Ciudadanos, Albert Rivera - EFE



Los descalifican como la marca blanca del PP, pero en algunas ocasiones hasta eso sería un elogio para Ciudadanos porque los que se integran en sus filas son los que no han tenido hueco en las filas de Rajoy, lo cual es mucho decir cuando se habla de un partido con tantas tragaderas para los imputados. Alicante ha sido una de las provincias más salpicadas por la corrupción de las que controla el PP y Alberto Fabra llegó con un discurso de regeneración que rápidamente quedó en nada. Pero en el contexto de las guerras internas del siempre convulso PP valenciano, al final la trama Brugal sirvió para que el PP diera la patada a dos pesados en Alicante imputados en la causa, José Joaquín Ripoll y la excaldesa Sonia Castedo.

Uno de los pocos imputados apartados en Valencia...
Ripoll había sido todo en el PP valenciano, líder del partido en Alicante y presidente de la Diputación de esa provincia. Cuando empezaron sus problemas con la justicia le buscaron un destino cómodo como presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante, pero a finales del pasado año, en la antesala de las elecciones autonómicas y a instancias de Fomento, acabaron apartándole a pesar de que sus cinco imputaciones por entre otras cosas presuntos amaños de contratos públicos no habían sido obstáculo hasta entonces para él.

... pero los suyos se colocan gracias al PP y C's
Sin embargo, según informa La Vanguardia, los dirigentes de Ciudadanos en Alicante son antiguos cargos del PP que ahora están 'colocando' en puestos claves de la Diputación de Alicante a personas afines al denominado sector 'ripollista', alguno incluso expulsado del partido de Fabra. En parte esta jugada es gracias también al PP, porque C's pactó con los populares para darles la presidencia de la diputación alicantina con su único diputado, arrebatando así la institución a la suma PSPV-PSOE y Compromís, que tenía los mismos representantes que el PP. Según el diario catalán el diputado de Cs exigió a cambio un veto al popular Pepe Ciscar para que no fuera el presidente y contraprestaciones en forma de cargos de confianza y gestión de áreas de la institución. Y es ahí donde aparece el desembarco de 'ripollistas' con la connivencia del PP.

Un diputado con mucho peso
Se apuntan así los nombres de Emigdio Tormo, coordinador provincial de Ciudadanos, que fue concejal del PP en Elche y una de las persona de confianza de Ripoll en la Diputación donde fue responsable de la Agencia Provincial de la Energía de Alicante (APEA). Tormo fue expulsado del PP pero el diario catalán lo presenta como el muñidor de la recolocación de otros ex destacados exmiembros del partido de Mariano Rajoy en la diputación y 'ripollistas' como Paco Sánchez, José Alberto Cortés, Pepe Ferrandiz, Belén González o Juan Molina, que se han visto colocados en organismos dependientes de la diputación como el Instituto Juan Gil Albert o el auditorio provincial. Las concesiones del PP al diputado de C's dieron que hablar desde el inicio, pues fue 'agraciado' con hasta seis cargos de confianza para él solo.