Una parte importante de los centros de detención de la Guardia Civil no cuentan con los sistemas de videovigilancia y de ventilación y climatización adecuados, según ha reconocido el Gobierno, en una respuesta parlamentaria a los diputados de Unidos Podemos en el Congreso Juan Antonio Delgado y Rafael Mayoral.

De los 491 calabozos con que cuenta la Guardia Civil, 132 de ellos, casi un tercio, carecen de sistemas de videovigilancia, a pesar de que el Protocolo de actuación en las áreas de custodia de detenidos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, aprobado por la Secretaría de Estado de Seguridad en 2015 y actualizado en mayo de 2018, dicta que las instalaciones de Guardia Civil y Policía Nacional dedicadas a la custodia de detenidos “dispondrán de sistemas de videovigilancia y grabación, que permitan el visionado en las condiciones de luz de sus habitáculos, para garantizar la integridad física y la seguridad de las personas privadas de libertad y la de los funcionarios policiales que ejercen su custodia”.

270 calabozos sin ventilación

El protocolo establece que estos centros de detención deberán contar con “sistemas de ventilación y climatización que funcionen correctamente y que se acomoden a las circunstancias climatológicas”. Sin embargo, el Gobierno admite en su respuesta parlamentaria que 270 de estos 491 centros carecen de ventilación y 277 no disponen de climatización.

Según recoge la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en un comunicado, una parte de esas instalaciones continúan sin adaptarse a la normativa y a las recomendaciones del Defensor del Pueblo, a pesar de que en 2015 "el Ministerio del Interior se comprometió a que progresivamente todos los centros de detención fueran subsanando esas carencias".

El Protocolo marca una formación que no se imparte

El Protocolo de la Secretaría de Estado de Seguridad también ordena que “el personal encargado de la custodia deberá estar adecuadamente formado en técnicas del empleo de la fuerza para la reducción e inmovilización, cacheos, primeros auxilios, uso de extintores, así como en aquellas otras materias que permitan a este personal cumplir con la obligación de garantizar la integridad física de los detenidos”, y que “las Direcciones Generales de la Policía y de la Guardia Civil deberán incluir programas de especialización y actualización dirigidos al personal encargado de la custodia de detenidos en los planes de formación profesional, con especial hincapié en la prevención de la comisión de conductas auto-líticas por parte de los detenidos”.

Sobre estos aspectos, el Gobierno responde que “la Guardia Civil dispone de un sistema de intervención operativa en cuyo marco se aprueba anualmente el Plan de actuación de técnicas de intervención operativa”. La AUGC refuta que en el Cuerpo "nose  imparte una formación específica adaptada a esos cometidos, ni se tratan cuestiones como los primeros auxilios, el uso de extintores, o la prevención de la comisión de conductas autolíticas, tal como establece el Protocolo.

"Precisamente hace unos meses AUGC reclamó ante el Consejo de la Guardia Civil que se habilite esa formación específica, y la respuesta fue idéntica a la que ahora ha dado el Gobierno", denuncia la asociación mayoritaria de guardias civiles.