La planta luminosa nos hace pensar en un futuro más sostenible y educa a la gente sobre esta tecnología entendiendo que la Luminosidad tiene una larga historia en la biología. La bioluminiscencia se ha utilizado como una herramienta fundamental de la biología molecular y permite a los científicos entender el funcionamiento interno de la célula. 

El mundo actual utiliza los recursos más rápido de lo que se pueden reponer y explota a la tierra más allá de sus débiles límites. Sin embargo, la naturaleza muestra una mejor manera: la biología es sostenible y se puede aprovechar la ingeniería genética para crear mejores soluciones.

La primera planta bio-luminiscente se hizo en 1986, con la adición de luciferina de luciérnaga. La planta era muy tenue, lo que requería 8 horas de exposición en película fotográfica. Más recientemente, los investigadores de SUNY –la universidad estatal de Nueva York- añadiendo un precalentador completaron la creación de un gen en la primera planta de auto-luminiscente. Esta planta tenía el operón -un grupo de genes estructurales cuya expresión está regulada por los mismos elementos de control (promotor y operador) y genes reguladores- lux bacteriano insertado en los cloroplastos (que son como mini-bacterias) y brillaban débilmente sin la adición de ningún reactivo externo.



La importancia de la luminosidad ha dado lugar a una gran cantidad de investigación y mejora de los sistemas bioluminiscentes. Un proyecto notable fue en la Universidad de Cambridge, en 2010. El equipo iGEM que creó bacterias eGlowli que eran lo suficientemente brillantes para poder leer. Este equipo de Cambridge se preguntó qué usos futuros podrían tener sus genes. ¿Algún día podríamos utilizar árboles para iluminar las calles durante la noche? ¿Qué tan brillante serían los genes sintéticos para crear una planta con resplandor? George Church, catedrático de Genética de la Facultad de Medicina de Harvard, declaró que era paradójico que aún no tuviésemos esto... “La biología es muy eficiente sobre la energía y los paquetes de energía son más densos que las baterías. Incluso una flor débilmente resplandeciente sería un gran icono".

La forma en que se hace que una planta brille intensamente es utilizando las herramientas de la biología sintética. Recuerden la película Avatar, ese puede ser el futuro sostenible.

Para más información e incluso comprar una planta luminosa: http://www.glowingplant.com/