Coliflor al horno con jamón cocido.

¿Con qué?

Una coliflor, dos patatas, una cebolla, cuarto de jamón cocido, aceite vegetal, vinagre, queso rallado y sal.

¿Cómo?

Cocemos la coliflor entera, limpia de hojas, si tenemos la cazuela adecuada, si no, partida en trozos con bastante agua y unas gotas de vinagre; a punto de hervir le cambiamos el agua y salamos, vertemos unas gotas de aceite y terminamos de cocer. En una sartén limpia con dos cuadradas de aceite pochamos la cebolla, cortada en dados, a fuego lento y cuando esté trasparente le añadimos el jamón cocido cortado en tiras, lo rehogamos un minuto y lo echamos a la coliflor en una fuente de horno, espolvoreamos bastante queso rallado e introducimos en el horno a 160º C durante diez minutos. Servimos coliflor con jamón y queso.

Salmón asado con cebolla dulce.

¿Con qué?

Una cola de salmón de un kilo sin espina, dos cebollas dulces, eneldo, aceite de oliva, una patata, una copa de vino blanco afrutado y sal.

¿Cómo?

Pelamos la patata y la cortamos en rodajas que pasamos por la plancha o una sartén con unas gotas de aceite y las depositamos en el fondo de una fuente de asar; en la misma sartén pochamos con un poco más de aceite, y a fuego, las dos cebollas, cortadas en tiras, y cuando empiezan a estar blandas, vertemos un poco de vino y dejamos diez minutos más; echamos el contenido en la fuente, salamos, ponemos el salmón, sin piel y sin espina, espolvoreemos un poco de eneldo, rociamos con aceite de oliva y el resto del vino y lo metemos en el horno a 180º C durante veinte minutos. Servimos base de patata y cebolla y salmón.

Peras de agua.