Motor

Así funciona el servicio de emergencia en carretera eCall

A partir del 31 de marzo, todos los vehículos que se homologuen en la Unión Europea deberán incorporar el sistema de emergencia en carretera eCall

10
Mié, 18 Abr 2018

La Comisión Europea lleva varios años impulsando el uso del sistema de llamada de emergencia eCall, un servicio que será obligatorio en todos los coches homologados en la Unión Europea a partir del próximo 31 de marzo. Desde hace un tiempo, fabricantes como Opel o Peugeot han incorporado este dispositivo en algunos de sus coches, pero gracias a la nueva normativa, formará parte del equipamiento de serie en todos los modelos. El objetivo es prestar un servicio de emergencias más rápido y efectivo para disminuir la gravedad de los accidentes.

Su funcionamiento es muy sencillo: en caso de accidente, unos sensores se encargan de activar el dispositivo para llamar automáticamente al servicio de emergencias, aunque también pueden utilizarlo de forma manual los ocupantes del vehículo. Gracias al sistema de geolocalización del vehículo, el 112 puede movilizar de forma inmediata a los servicios de emergencia para acudir al lugar del siniestro y asistir a los afectados por el suceso.

Independientemente del lugar donde se produzca el incidente, el servicio de emergencias establece una comunicación con los ocupantes del vehículo en el idioma del usuario. La llamada se mantiene hasta la llegada del equipo solicitado, dando en todo momento apoyo e indicaciones y protocolo de actuación al accidentado. En caso de que no haya respuesta por parte del conductor o los pasajeros, el 112 envía de forma automática a los servicios de emergencia.

Todo ventajas

Las posibilidades del eCall también abarcan el reporte de incidencias por parte de usuarios que no están directamente implicados en el suceso, lo que se denomina cooperación geolocalizada. En caso de presenciar un accidente o cualquier tipo de situación de emergencia, como puede ser una agresión o una avería, podemos activar la llamada de emergencia manualmente a través de un botón y, a través de la geolocalización, los servicios de emergencia podrán encontrar el punto del suceso.

Gracias al filtrado de la llamada por parte de personal específico, el eCall ofrece una atención más precisa y se evita saturar los teléfonos de emergencia. Con el tiempo, cada fabricante optimizará el servicio con funciones adicionales, como puede ser la reserva de hoteles y restaurantes o la búsqueda de gasolineras e incluso aparcamientos. El mejor ejemplo de ello es el sistema OnStar de Opel que, más allá de la función de emergencia, se ha convertido en un auténtico asistente personal.

En plena era de la conectividad, resulta lógico que la Comisión Europea abogue por un mecanismo de fácil implantación que puede reducir drásticamente la siniestralidad en nuestras carreteras. Varios estudios demuestran que el grueso de las muertes en accidentes de tráfico se produce a los 20 minutos del siniestro, por lo que la instantaneidad del eCall puede resultar crucial para disminuir el número de fallecimientos en carretera. La clave pasa por reducir los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia, tanto en zonas rurales como en zonas urbanas.

Otra de las ventajas del eCall es la reducción de los atascos. Por norma general, las congestiones producidas por accidentes no se resuelven hasta que los servicios de emergencia llegan al lugar del suceso y restablecen el orden circulatorio. Con el eCall, se reducen los tiempos de espera y la actuación es más inmediata, por lo que los atascos pueden resolverse más rápido. La lectura secundaria de todo esto es que también disminuyen las emisiones contaminantes de los vehículos retenidos al estar menos tiempo atascados.

¿Cuánto cuesta el eCall?

Si estás preguntándote por el coste del eCall, la respuesta es cero, al menos para el usuario. Con la entrada en vigor de la legislación aprobada por la Eurocámara, los fabricantes incorporarán la tarjeta SIM necesaria para su funcionamiento en todos los vehículos, mientras que la llamada al 112 es completamente gratuita. Evidentemente, la instalación del sistema tiene un coste para los fabricantes, pero se irá reduciendo a medida que se vaya incorporando en todos los modelos.

 

Más información en Autofácil