Nos dejan sin futuro

Si en Europa son muchas las razones para la respuesta sindical, en España hemos superado todos los límites