Este año 2017, el frío ha tardado, pero ya está aquí. Y ha llegado con mucha fuerza. En estas fechas tan señaladas, y a consecuencia de las gélidas temperaturas, se habla más que nunca de la pobreza energética y la imposibilidad de muchas familias de mantener sus hogares a unas temperaturas adecuadas ya que no pueden afrontar el coste de las facturas energéticas. Ante esta  situación, la Fundación Gas Natural Fenosa ha presentado los resultados de un informe que promueve soluciones exprés y de bajo coste para rehabilitar hogares vulnerables y reducir notablemente el coste de las facturas y mantener, al mismo tiempo, una temperatura adecuada.

El estudio se denomina Re-habilitación exprés para hogares vulnerables. Soluciones de bajo coste, y se trata de una investigación auspiciada por la entidad social del grupo energético y dirigida por la arquitecta Margarita de Luxán, Catedrática Emérita de la Universidad Politécnica de Madrid con un equipo de arquitectas especializadas: C. Sánchez-Guevara, E. Román, M. Barrera y G. Gómez. En el seno de este estudio, se han analizado cuatro ciudades españolas a modo de prototipos: Madrid, Barcelona, Sevilla y A Coruña.

El estudio tiene por objeto proponer soluciones de bajo coste para aumentar la eficiencia energética, por lo que se centra en soluciones tales como obras pequeñas e internas y nuevos materiales, en función del lugar geográfico. De hecho, es tan detallado el análisis que, incluso dentro de un mismo bloque, se proponen diferentes medidas en función del piso,  la posición y la orientación del mismo.

“Esta iniciativa, que se incluye dentro del Plan de Vulnerabilidad energética del grupo Gas Natural Fenosa, forma parte de las iniciativas sociales que impulsa la Fundación Gas Natural Fenosa, para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad energética”, explica el director general de la Fundación Gas Natural Fenosa, Martí Solà.

En concreto, propone 77 soluciones constructivas divididas en cinco grandes categorías: paramentos, techos, suelos, carpintería y protecciones solares, indicando el coste de instalación de cada una de ellas, su eficacia y los lugares donde se comercializa o dónde son más aconsejables, entre otras características. Estas soluciones pueden ir desde la instalación de toldos o la colocación de alfombras, hasta la sustitución de ventanas o el aislamiento térmico en muros, entre muchos otros ejemplos. El objetivo es implementar medidas pasivas de fácil instalación que se puedan realizar desde el interior de la vivienda, y que no sea preciso la solicitud de licencias de obras o de permisos de la comunidad de propietarios.

De esta manera, pueden llegar a desaparecer las temperaturas más bajas (por debajo de los 10º grados) y las más altas (por encima de los 30º) sin necesidad de incrementar el consumo de energía. Un dato relevante sería que una reforma exprés de las propuestas, en un hogar madrileño, por ejemplo, aumentaría los días de bienestar al año un 22% sin consumir energía extra. Además, existe un ahorro real cifrado entre unos 300 y 650 euros mensuales.

Las soluciones

El catálogo de soluciones propuestas tiene en cuenta tanto la meteorología de cada una de estas regiones como datos demográficos, económicos o las características de las viviendas más habituales en cada ciudad, lo que implica actuaciones y resultados personalizados. El estudio lleva a cabo un análisis climático de las cuatro ciudades escogidas, identificando para cada una de ellas las estrategias de diseño más adecuadas, que difieren en función de la época del año... De esta manera, existen estrategias propias de los meses fríos, como la captación solar, las ganancias internas y la calefacción convencional, y estrategias para los meses cálidos como la protección solar o la ventilación nocturna.

Por ejemplo, en Sevilla se triplica el porcentaje de horas con necesidad de sombra respecto A Coruña (en la que es muy reducido), o en Barcelona la necesidad de ventilación natural y mecánica es el doble que en Madrid. (En este enlace puedes consultar todas las soluciones desglosadas de manera específica).

El catálogo de soluciones se clasifica en cinco bloques:

-Fachada

-Suelos

-Cubiertas

-Carpintería y vidrios

-Protecciones solares

El gasto económico para la aplicación de este conjunto de soluciones de bajo coste (aislamiento de muro, cambio de carpinterías y vidrios, incorporación de protecciones solares) varía entre los 5.600 y los 8.000 euros, en función de la posición de la vivienda dentro del bloque, cuando una rehabilitación completa del bloque, que sería la solución ideal desde el punto de vista térmico, supondría un coste entre 4 7 veces mayor por piso Esta estimación económica se ha realizado en la situación más desfavorable, teniendo en cuanta que no se ha intervenido en el edificio desde su construcción inicial, y podrían ir implementándose paulatinamente.

“Se vislumbra la posibilidad de sacar a algunas personas de la vulnerabilidad energética mejorando sus condiciones de vida y la habitabilidad de sus viviendas con la aplicación de medidas concretas. Son soluciones de aplicación sencilla cuyos resultados se detectan de manera inmediata desde su instalación”, asegura la arquitecta Margarita de Luxán.

Ahora, el siguiente paso es firmar convenios con administraciones públicas y otras compañías y entidades para poder ayudar a financiar el coste devenido de esos planes. Para demostrar  la eficacia del estudio, Martí Solà dice que la Fundación Gas Natural Fenosa se hará cargo de la remodelación de unas 10 o 15 viviendas a modo de proyecto piloto a lo largo de 2018.