El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. EFE/Archivo



El ministro de Economía, Luis de Guindos, no lo tiene fácil con la prensa internacional. Mientras en los medios españoles disfruta de la ventaja de que le comparen con Montoro, la derecha mediática le ensalza y los medios de Prisa, con El País a la cabeza, le hacen la pelota, en la prensa internacional ocurre justo lo contrario. De Guindos tiene un problema, porque la 'biblia' económica, el Financial Times (FT) le pone a escurrir, ahora por la subasta de Novagalicia, producto de la fusión de las arruinadas cajas gallegas que tuvieron que nacionalizarse. El Financial Times ya le calificó hace un año como "el peor" ministro de Economía de toda la Unión Europea y ahora además de la críticas de este medio, tiene también las del New York Times.

Financial Times no entiende la estrategia
El Financial dedicó la semana pasada un artículo a Novagalia, algo ya de por sí llamativo porque es una entidad minúscula en el panorama mundial. El Financial no aborda la situación de este banco nacionalizado en sí mismo, sino la estrategia política que sigue el Gobierno en este tema porque lo ven como un ejemplo de lo que hace el ejecutivo de Rajoy para culminar el rescate bancario. El FT criticó que "los ofertantes extranjeros se enfrentan a mayores obstáculos para comprar el banco español" y daba a entender que Luis de Guindos ponía más requisitos a los posible compradores internacionales que a los nacionales, porque la exigencia de depositar el 3% de los activos ponderados de Novagalicia que se exige a los extranjeros y otras medidas "amenazan con echar por tierra el interés internacional en la subasta de la entidad".

En definitiva el Financial advierte que la obstinación del Ministerio de Economía en que los fondos extranjeros pongan más dinero unido a la reticencia de proporcionar a los compradores una protección de los activos para cubrir futuras pérdidas, puede derivar en el fracaso de la subasta.

New York Times
El NYT también se ha ocupado de este asunto y no precisamente para elogiar a De Guindos. El diario afirma  que "España podría querer aferrarse" a conservar Novagalicia y añade que si la subasta de este banco sale bien podría suponer una inyección de moral tras el fin de rescate, al mismo tiempo que recuerda al ministro que "él no tiene que vender", en definitiva le recuerda que las injerencias políticas en estos temas no son bien vistas.

El diario neoyorquino sentencia que "las garantías estatales beneficiarían solo a los accionistas no a los contribuyentes". Afirma que el Gobierno español "podría conseguir un mejor precio" si se vende a un fondo de inversión, ya que éstos tienen "menos restricciones regulatorias" y podrían necesitar menos garantías públicas".

La subasta
Novagalicia salió a subasta oficialmente la pasada semana y hasta el momento se han presentado cuatro bancos españoles, el Santander, BBVA, CaixaBank y Banesco, y otros cuatro fondos internacionales, Guggenheim, J.C. Flowers, Wilbur Ross y Anchorange. Los fondos critican con dureza la actitud ?obstruccionista' de De Guindos, que se juega buena parte de su prestigio en esta operación.