Microeconomía y macroeconomía: qué son

La microeconomía y la macroeconomía son dos fracciones de la ciencia económica utilizadas para simplificar el estudio de esta disciplina.

Macroeconomía: definición

La macroeconomía es uno de los pilares de la economía que se dedica a medir, estudiar y observar la economía de un área geográfica en su totalidad, a partir de una visión global de la misma. En esta división, la estructura macroeconómica está compuesta por cinco mercados distintos: de bienes y servicios, de títulos, de divisas, monetario y de trabajo. El principal objeto de estudio de la macroeconomía son las variables económicas analizadas a través de procesos microeconómicos como la generación de la renta, el Producto Interior Bruto, la variación de los precios y el comercio exterior, el uso de recursos y la producción. Entre los objetivos de la macroeconomía están el control de la inflación y la estabilidad de precios, el crecimiento de la economía y la generación de empleo.

Microeconomía: definición

La microeconomía se encarga de estudiar todos los pormenores de la economía, considerando el impacto económico de acciones individuales, de empresas y del proceso productivo. En base a los datos recabados, la microeconomía desarrolla importantes estudios con el objetivo de entender y explicar el comportamiento de las personas en la economía, la relación entre el capital y el trabajador y la evolución del proceso productivo. Entre otras variables, la microeconomía estudia, por ejemplo, las diferencias salariales entre los grupos de la sociedad (hombres y mujeres, etc.); las motivaciones en las decisiones de los consumidores o el funcionamiento de los distintos sectores económicos.

Macroeconomía: ejemplo

“Una lista, compuesta de 702 profesiones para Estados Unidos, que fue convertida al caso español en febrero de 2016 por el Departamento de Macroeconomía, Área de Planificación Estratégica y Estudios de Caixa Bank en un trabajo liderado por el profesor Adrià Morron Salmeron”.

Microeconomía: ejemplo

“Hasta que no se trasladen a la microeconomía muchas de las medidas adoptadas, se reactive el consumo, baje la presión fiscal y se reduzca el "afán regulatorio de las administraciones a la hora de poner un negocio", ha opinado que costará "algún tiempo poder afirmar con rotundidad que se ha salido de la crisis".