La microeconomía es la parte de la teoría económica que estudia el comportamiento de los entes privados (las empresas, las unidades familiares y los individuos) a la hora de distribuir sus limitados recursos y relacionarse con los mercados. Es la contraposición a la macroeconomía, que consiste en el análisis global de la economía en su conjunto: ciclos, inflación, empleo, etc. 

Ejemplo: 

“Transcurrido el proceso electoral, el 22 de diciembre, habrá que comenzar a repensar que hacer para mantener nuestro crecimiento económico (hoy entre algodones) y como lo repercutimos en la microeconomía, en la mejora de la estabilidad laboral y del bienestar, así como superar el clímax social deteriorado especialmente en Cataluña”.

Entre todos los preceptos que tiene en cuenta la microeconomía para sus análisis, uno de los más importantes es la Ley de la Oferta y la Demanda. Sus premisas tienen en cuenta la demanda de un producto, la producción del fabricante y el precio al que se pone en venta. Según esta teoría microeconómica, la demanda disminuye a medida que aumenta el precio del bien; de la misma manera, la cantidad ofrecida de ese producto aumenta cuando lo hace su precio. 

Teorías de la microeconomía

La microeconomía está constituida, a su vez, por diferentes subcategorías o teorías basadas en el consumo, la producción, los mercados y el equilibrio general: 

  • Teoría del consumidor. Su objetivo es pronosticar el comportamiento de los consumidores frente al catálogo de bienes o servicios y teniendo en cuenta sus posibilidades económicas. 
  • Teoría del productor. Básicamente, se centra en estudiar la capacidad de las empresas de convertir los factores productivos en bienes o servicios, al tiempo que maximizan sus beneficios. 
  • Estructura de los mercados. Tiene en cuenta la calidad y cantidad de los productos ofrecidos en el mercado. Diferencia entre la competencia perfecta y la competencia imperfecta (monopolio, oligopolio, competencia monopolística). 
  • Teoría de juegos. Se utiliza, sobre todo, en mercados de oligopolio y duopolio y consiste en estudiar la toma de decisiones de un individuo cuando los precios no están fijados de antemano. Es decir, cada uno de los agentes debe tomar una decisión teniendo en cuenta el comportamiento del resto y con el objetivo de sacar el máximo beneficio personal. 


Ejemplo:

“La investigación está enfocada a la Teoría de juegos, que, como explica la UC3M en un comunicado, ‘es una rama matemática con aplicaciones en sociología o economía, que examina el comportamiento de las personas cuando tienen que tomar decisiones ante un dilema, con distintas consecuencias en función de lo que decida también la otra parte implicada’”.