Con el desarrollo y desrregulación de los mercados financieros, surgieron figuras de apoyo y control para los pequeños y medianos inversores. Los brókeres son quizás los más representativos, que se encargan de negociar valores y activos para sus clientes a  cambio de una comisión, los cuáles deben estar perfectamente regulados con licencia para ejercer su labor.


Con el paso del tiempo, la figura personal del bróker fue mudando hacia plataformas y aplicaciones que realizaban la misma operativa que las personas en los parqués de todo el mundo, con la ligera diferencia de que estas plataformas son más autónomas y registran el perfil de inversión de cada persona, poniendo a su disposición recursos y conocimientos, con las ventajas de cobrar una comisión mucho menor y de estar a disponible todo el tiempo a través de la red.

Los instrumentos con los que podemos operar a través de brókeres son diversos, así, es posible negociar con divisas (forex), índices bursátiles, acciones, materias primas (commodities), ETE´s, CFD`s, renta fija…
Los brókeres online ponen a nuestra disposición diversas plataformas que señalan las condiciones y estado del mercado en tiempo real, quedando así con las mismas oportunidades en el mercado tanto el gran inversor como el pequeño.

Los tipos de brókeres que podemos encontrar son varios, aunque los podemos agrupar en dos grandes categorías, ECN (Electronic Communication Network), que son intermediarios que operan en redes electrónicas entre bancos e inversores, y cuya principal ventaja son los mejores precios, debido a que comunican una gran red de compradores y vendedores; y los Markets Makers (creadores de mercado), que son brókeres que ponen a disposición de los inversores plataformas y aplicaciones para hacer trading. Esta clase de intermediarios actúan siempre como contrapartida de todas las operaciones en las que ingresemos (obtienen una comisión).

Con la ayuda de un bróker, el inversor no tiene por qué estar tan pendiente de la evolución de los mercados. Asimismo, cabe destacar que los brókeres son muy seguros, aunque también conviene tomar las precauciones habituales, para no caer en un engaño por falta de conocimiento. La elección del bróker será vital para disfrutar de unas inversiones que cumplan con nuestros objetivos de inversión y que nos brinden esos beneficios que buscamos obtener al invertir el capital en diferentes valores.

Vamos a ver algunas de las ventajas que tiene operar en la bolsa de valores por Internet mediante un bróker online, así como los riesgos que puede haber:

Entre las ventajas de operar en bolsa con un bróker online, podemos encontrar:

24 horas al día
La bolsa de valores funciona prácticamente las 24 horas del día, pues cuando un parqué está cerrando otro automáticamente estará iniciando su actividad. Esto se debe a la diferencia horaria, la cual nos permite comerciar en la Bolsa durante todo el día, sea cuando sea.

Costes más bajos
A diferencia de los brókeres de Bolsa tradicionales, los que funcionan de manera online cobran menos por ofrecer sus servicios, ya que al no tener que utilizar oficinas físicas incurren en menos gasto.

Inagotable fuente de información
La información es muy importante para disfrutar de unas inversiones de éxito. Por suerte, a través de Internet se puede encontrar mucha información a la que acceder de forma totalmente gratuita. Podremos contar con las noticias financieras más recientes y actualizadas al momento.

Facilidad de acceso
A través Internet es mucho más fácil acceder a los mercados de todo el mundo, no hace falta moverse del sofá para operar ya que las oficinas en este caso pasan a un segundo plano.

Diversas aplicaciones y herramientas
Sin ir más lejos, es en Internet donde los propios brókeres ofrecen servicios de noticias y herramientas de análisis a sus clientes. Gracias a ello pueden estar informados acerca de lo que ocurre en el mercado en cada momento y operar en consecuencia. Las herramientas de análisis técnico son fundamentales.

Por otra parte, también tenemos que considerar los riesgos de las operaciones en los mercados:

Desconocimiento
Como en cualquier mercado, invertir en algo que no conocemos es un riesgo (debemos aprender e implementar estrategias para superar este riesgo). Para operar en la Bolsa hace falta tomarse un tiempo para el aprendizaje y no invertir por el siempre hecho de que nos llame la atención.

Falta de diversificación
Realmente hay empresas muy grandes con las que podemos ganar bastante dinero. No obstante nunca es recomendable apostarlo todo a una sola empresa. Para evitar este riesgo lo más conveniente será invertir en valores de diferentes empresas y tener siempre la cartera bien diversificada.