¿Qué es un bróker?

Un bróker es, por definición, un intermediario en la compra/venta de activos financieros. Solo puede operar por cuenta de sus clientes (nunca por cuenta propia, en este caso sería trader) y media entre ellos y el mercado financiero. Para que una persona física o jurídica pueda actuar como bróker o intermediario, necesita una licencia especial de las entidades reguladoras competentes y el cumplimiento de una serie de normativas.

Ejemplo: 

Los brókeres son quizás los más representativos, que se encargan de negociar valores y activos para sus clientes a cambio de una comisión, los cuáles deben estar perfectamente regulados con licencia para ejercer su labor”.

Funciones de un bróker

El bróker es el agente que representa los intereses del comprador o el vendedor de activos financieros (nunca de los dos al mismo tiempo). Por tanto, su función consiste en poner de acuerdo a las dos partes del intercambio de productos, cobrando una comisión por ello. Su conocimiento del mercado permite aumentar el éxito de las operaciones. 

Tipos de bróker

  • Bróker dealing desk: son brókeres con “mesa de dinero”, es decir, con una especie de mercado propio en el que solucionan todas las ofertas y demandas de sus clientes. También se les llama ‘market maker’.
  • Bróker no dealing desk: estos intermediarios sí mandan las operaciones al mercado porque carecen de mesa de operaciones propia. Son intermediarios puros.

Diferencias entre bróker y trader

La principal diferencia entre bróker y trader es que, mientras los primeros actúan en nombre de sus clientes, los segundos lo hacen por cuenta propia. Es decir, un trader es un interviniente del mercado, forma parte de la compra o la venta de activos financieros, y necesita un bróker para poder participar de él. 

Ejemplo: 

El avance de las tecnologías ha hecho posible que, con tan solo unos ahorros y un ordenador, cualquiera pueda convertirse en trader”.