Activo


Un activo es un recurso con valor financiero. Desde el punto de vista de la contabilidad, los activos son los bienes o derechos de una persona o empresa, adquiridos en el pasado y utilizados en el futuro para obtener beneficios o pagar deudas. Los activos forman parte del “haber” en los balances contables y son la contraposición de los pasivos (o deudas) del individuo o la compañía. 

Activos financieros

Hablamos de activos financieros cuando lo que adquiere el individuo o la empresa son derechos sobre los activos reales del vendedor y sobre el dinero que estos generen. Básicamente, consiste en la relación contractual entre el emisor del derecho (que necesita financiar su deuda) y el comprador (que busca invertir su dinero en algo que le ofrezca rendimientos futuros). Mientras que otro tipo de activos son tangibles, los activos financieros no constituyen un bien físico. Los más comunes son: letras del Tesoro, bonos y obligaciones del estado, pagarés…

Tipos de activos

En el balance de situación de una empresa, podemos distinguir dos clases o tipos de activos: 

  • Activo corriente. Es el activo que se puede convertir en dinero rápidamente. Su liquidez se hace efectiva en un periodo inferior a un año y representa todos los recursos que son necesarios para llevar a cabo las funciones cotidianas de la empresa. También se le conoce como activo circulante o activo líquido.    
  • Activo no corriente. Es la parte del activo menos líquido, más duradero. Por esto, también se le conoce como activo fijo. Son todos los bienes en los que se invierte a largo plazo, como los locales o los vehículos de empresa, que no se pueden convertir en dinero en el corto plazo. 

Ejemplo: 

“La operación de salida a bolsa fue aprobada el pasado abril por la Junta General de Accionistas de Unicaja Banco, que a 31 de diciembre de 2016 era el octavo banco de España por activos totales, según consta en el escrito a la CNMV”.



Noticias relacionadas