Casi dos semanas después de su fulminante despido, Jesús Cintora ha hablado, a través de Twitter, para agradecer el “apoyo” recibido y asegurar que “sigue en pie”. En la red social, el periodista sigue siendo tendencia, mientras Mediaset no aclara aún cuál será su próximo destino dentro de la cadena.


Aún le queda un año de contrato
Cintora no ha dado indicios de cuáles serán sus planes futuros. En declaraciones a Vanitatis, ha dicho que aún le queda un año de contrato con Mediaset y que ha pasado unos días en casa de sus padres, donde no ha estado “muy al tanto de lo que se ha ido publicando”. Prefiere, según ha explicado, “esperar unos días para poner las ideas en orden". La cadena ha acusado a Cintora de “poco objetivo”, y muchos han visto su destitución como resultado de una nueva presión desde el entorno del Gobierno contra periodistas críticos.

Las posibles causas de su despido
Sobre su despido se habla de motivos políticos, presuntas presiones desde el Gobierno y el PP por el tratamiento que les daba desde su programa y el celo con el que ha tratado a representantes de Podemos, aunque también se cuenta que las quejas han llegado, además, desde otros partidos políticos. Otra versión apunta a un cese disciplinario por el comportamiento del periodista con el resto de su equipo,  presunto maltrato a compañeros de trabajo, aunque él lo niega.

La cadena le dio varios toques a Cintora
Según Vertele, Mediaset ya le había dado varios toques de atención al periodista, pero éstos no habían hecho el efecto esperado. El detonante, apunta esta web, fue el pasado 18 de marzo al criticar la presencia del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, en una corrida de toros después del atentado de Túnez en el que murieron dos españoles. Al parecer sus comentarios no fueron bien recibidos en Moncloa. Desde la dirección de Mediaset, se le habría llamado en dos ocasiones, pero no se puso al teléfono. Esta actitud habría llevado a su destitución, que se le comunicó el jueves 26 de marzo.