La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado a la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña la imputación del parlamentario catalán Oriol Pujol Ferrusola como posible autor de un delito de cohecho cometido en el caso de las ITV,  según han confirmado fuentes fiscales a EFE.

Implicados, la mujer de Oriol Pujol y dos empresarios
Junto a Oriol Pujol también aparecen implicados su mujer, Ana Vidal Maragall, y los empresarios Sergio Alsina Jiménez y Ricard Puignou Vigo. Según la Fiscalía, el posible delito que se atribuye al diputado catalán fue cometido durante la tramitación parlamentaria de la Ley de Seguridad Industrial publicada en el Boletín Oficial del Parlament el 23 de julio de 2008, conocido como el caso de las ITV. El Ministerio Público descarta así el archivo del caso que reclamó la defensa en diciembre pasado.

Oriol Pujol fue un colaborador necesario
Según la investigación policial, el hijo del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol no sólo mantenía una relación de amistad personal con los empresarios de la trama de corrupción en torno a las ITV, sino que “era el hombre encargado de aportar la influencia política y de procurar realizar los movimientos oportunos” para conseguir los objetivos de esos empresarios. En el informe remitido a la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, Silvia López Mejía, se considera a Oriol Pujol “colaborador necesario”. La jueza quedó a la espera de un informe de Hacienda sobre el patrimonio y las finanzas del político nacionalista para barajar la posibilidad de una imputación.

La relación de la mujer de Oriol Pujol con uno de los empresarios implicados
Varias grabaciones telefónicas vinculan a Oriol Pujol con la trama. En una de ellas, de enero de 2011, el político nacionalista habla con el empresario Sergi Alsina para que le ponga al día sobre varias líneas de negocio que estaba llevando a cabo. Alsina, que es el presidente de Alta Partners, empresa de la que es consejera la esposa de Oriol Pujol, Anna Vidal, llama a Pujol como “nuestro líder espiritual”. En una conversación de Alsina con su socio Sergio Pastor asegura que Oriol Pujol ha manifestado su voluntad de ayudarles en relación con otro inversor, y “si tiene que recibirlos, encuentra un agujero para hacerlo”.

Las grabaciones telefónicas desvelan cómo los empresarios detenidos vendían concesiones administrativas para la instalación de ITV, ayudados por la influencia política de Oriol Pujol, que, según la Agencia Tributaria les daba siempre “un impulso al proyecto” de los implicados.