El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, durante su intervención hoy en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en el Casino de Madrid, en la que ha sido presentado por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y en la que ha expuesto su visión de la situación en Cataluña ante el desafío independentista, en vísperas de la Diada. EFE



El líder del PSC, Miquel Iceta, ha pedido al president de la Generalitat, Artur Mas, que "desdeñe" los "consejos envenenados" de los partidos que le piden que ignore la decisión del Tribunal Constitucional (TC) y convoque la consulta soberanista en cualquier caso.

Iceta, durante un desayuno informativo celebrado en Madrid, donde ha sido presentado por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha subrayado el peligro que encierran esos consejos y ha confiado en que, una vez que se suspenda la consulta -algo que ha dado por hecho que ocurrirá- la Generalitat no sacará las urnas a la calle, pues perdería su legitimidad como gobierno.

El primer secretario del PSC ha hecho estas consideraciones mientras el presidente de ERC, Oriol Junqueras, defendía en una entrevista la "desobediencia civil" en Cataluña si el Estado veta la consulta.
Miquel Iceta ha recalcado que, tal y como se ha planteado, es "imposible" que se celebre ese referendo y ha añadido que lo que le preocupa es si el día después va a ser posible recuperar la senda del diálogo, la negociación y el pacto.

Iceta ha dejado claro que no hay salida posible al actual "atolladero" de Cataluña sin diálogo y sin una solución pactada que se consulte a los ciudadanos y ha recalcado que esa no es la tercera vía, como se ha denominado, sino la primera y quizá "la única".

"Así no podemos seguir", ha aseverado el dirigente del PSC, quien ha señalado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el ejemplo del primer ministro británico, David Cameron, quien "no se refugia en el inmovilismo" y está proponiendo un nuevo acuerdo convencido "de que un pacto es más beneficioso para todos que la secesión".

En cuanto a Mas, ha indicado que la no celebración de la consulta será "un nuevo fracaso" en su haber y Cataluña "no puede permitirse más fracasos" del president de la Generalitat, por lo que ha opinado que, o revisa su estrategia, "o lo mejor que puede hacer es irse".

Iceta ha aconsejado a Mas que no cometa un nuevo error al adelantar las elecciones cuando no se celebre la consulta y ha insistido en que el PSC no tiene ningún interés en "salvar" al president de la Generalitat, pero sí en ayudar a los catalanes, de modo que está dispuesto a colaborar en la gobernabilidad sin necesidad de entrar en el Govern.

El líder del PSC ha recalcado que a él no le preocupa qué ocurrirá el 9 de noviembre, pues está convencido de que no habrá consulta, pero sí le inquieta la reacción que tendrán los gobiernos de Cataluña y España cuando se suspenda y si serán capaces de retomar el diálogo. Le preocupa si el Govern será capaz de ceñirse a su papel institucional y si el Ejecutivo central asumirá que no hay ninguna posible solución al "desencuentro" que se vive en Cataluña "que no pase por someterla al voto ciudadano". En ese contexto, ha avisado de que se equivocan quienes creen que las revelaciones sobre el caso Pujol, una "eventual renuncia de Mas" o una posible derrota de CiU en las elecciones resolverán el problema catalán. Y ha subrayado que hay dos elementos "de difícil refutación": "El primero, así no podemos seguir; el segundo, cualquier solución de fondo debe someterse al voto ciudadano".

"Somos muchos los que no nos resignamos al choque de trenes", ha planteado Iceta, quien ha defendido la reforma constitucional de corte federal que defienden los socialistas.

Una reforma que ha defendido en su presentación Pedro Sánchez, partidario de abordarla "sin miedo y con responsabilidad" a fin de definir el destino del país para los próximos 35 años y dar una solución al problema político de Cataluña. Para el líder del PSOE, "el auténtico riesgo" en Cataluña es "no hacer nada o romperlo todo", por lo que ha incidido en la necesidad de llevar a la práctica la solución que plantean los socialistas de implantar un modelo federal.