Muy lejos ya del tono del comunicado en el que admitía poseer dinero en el extranjero, Jordi Pujol se muestra como víctima de un complot político para frenar el soberanismo y pasa al contraataque anunciando no sólo una querella contra los bancos de Andorra por revelar datos sobre sus cuentas, sino también recurrirá la comisión rogatoria cursada por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz a Andorra para disponer de más información.

La estrategia de defensa
Según reveló este lunes el Diari d'Andorra, citado por El Periódico de Catalunya, el recurso que han preparado los abogados de la familia Pujol alega que el juez Ruz actúa sin disponer de indicios suficientes que avalen la petición de información que ha cursado sobre las cuentas del hijo mayor del expresidente catalán, Jordi Pujol Ferrusola y su exmujer Mercè Gironès.

Pujol intenta enfocar la investigación sobre sus cuentas como un ataque contra su familia por finalidades políticas para debilitar el proceso soberanista, por lo que usará como argumento que es la organización Manos Limpias la que se ha personado como acusacación particular, además de exponer que el juez Ruz ha pedido a Andorra información sobre sus cuentas después de que el diario El Mundo publicara datos de movimientos bancarios.

CiU no ha hablado de intereses políticos
El argumento de la persecución política no ha sido usado ni por CiU. El presidente catalán, Artur Mas, ha dejado el asunto en el plano “personal” de la familia, mientras que el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, se ha limitado a defender el papel de Pujol “en beneficio de Cataluña”.

El PSOE exige saber si los Pujol se acogieron a la amnistía fiscal
El PSOE ha registrado este lunes una petición de comparecencia del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso para que explique “si Jordi Pujol o algún miembro de la familia del expresidentde la Generalitat se han acogido a la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno de Rajoy”.

Los socialistas reclaman que Montoro informe sobre “quién se acogió, cuáles fueron las cuantías y si como consecuencia de estas regularizaciones se abrió un proceso de investigación” sobre los fondos.

Una indecencia
Desde ICV, la estrategia del clan Pujol de mostrarse como víctimas de un complot político es una “indecencia”. El coordinador de la formación, Joan Herrera, calificó de “espectáculo insólito” la querella de los Pujol contra los bancos de Andorra y exigió al exlíder nacionalista que dé explicaciones en el Parlament. Por ERC el diputadoAlfred Bosch, advirtió de que su partido llegará “hasta las últimas consecuencias” para que se sepa la verdad.