Xavier Vidal-Folch, periodista y articulista del diario El País, vuelve a ofrecer un análisis sereno y sin prejuicios de la cada vez más candente cuestión catalana. Lo hace a través de Cataluña ante España (Editorial Catarata), una obra en la que se desglosan con detalle las principales causas de las tensiones económicas centro-periferia, los ecos de la polémica política en el conjunto de España, su repercusión europea e internacional y los déficits de racionalidad en el debate sobre el referéndum.

Análisis sobre el conflicto catalán
En su obra, el columnista sobre asuntos económicos y europeos de El País, actualiza y reorganiza el trabajo que ha venido realizando en los últimos mesesobre la declive del pujolismo, el empecinamiento del nacionalismo catalán en la celebración del referéndum o el inmovilismo y la ausencia de una respuesta por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

“Roce de trenes”
Estamos muy cerca de que se produzca, si no un choque de trenes, al menos de un roce de trenes un poco peligroso entre el Gobierno de la Generalitat y el Gobierno central”, explica Xavier Vidal-Folch a ELPLURAL.COM. Y todo ello pese a que, tal y como expone el autor, “el 70 por ciento de los catalanes aún mantienen una doble identidad, en distintas dosis, pero sintiéndose catalanes y españoles”.

“Escotización de Cataluña”
Quizás por este dato, el periodista se muestra esperanzado en que se produzca “una escotización de Cataluña”, es decir, que el resultado del proceso culmine con la “profundización de la autonomía, federación o confederación, aumentado el autogobierno pero sin romper vínculos con España”.

“Llevamos dos años sin hablar”
Para ello, Vidal-Folch ve esencial un acercamiento de posturas entre el gobierno catalán y el central. “Llevamos dos años sin hablar. Unos están empañados en la defensa numantina de la ley, algo necesario pero no imprescindible. Y los otros huyendo despavoridos del ordenamiento. En realidad es patético,  si fuésemos australianos y viésemos este espectáculo nos preguntaríamos qué le ha pasado a esta gente que hace dos años y medio estaban gobernando juntos y ahora parecen irreconciliables”.

Intentar llegar a acuerdos
Con el objetivo de acercar posturas, el columnista de El País considera que la propuesta socialista del documento de Granada podría servir para intentar llegar a acuerdos. En su opinión, es un documento “con mucha potencia, que apuesta de forma sensata por la unidad pero sin uniformismo”. Pese a ello, Vidal-Folch añadiría a la propuesta del PSOE dos elementos que a su entender convertirían la oferta en “irrebatible e imbatible”: “Una elevación de la ambición del plurilingüismo de forma que se parezca más al modelo suizo (…) y la aplicación de la practica tradicional del federalismo alemán en la distribución geográfica de los organismos de poder”.

“La gente cambia”
“Esta propuesta sería imbatible y aceptable por la mayoría de los españoles”, apunta el autor convencido de que “la gente cambia” por lo que para los españoles sería “perfectamente asumible una nación de naciones”. En este sentido, Vidal-Folch recuerda que “las reconciliaciones no se hacen entre los que son muy amigos, sino que se producen entre los que han tenido fracturas, fisuras, fracturas, guerras”.

La evolución política
“La gente es capaz de evolucionar”, agrega el autor tras recordar que incluso “el presidente Aznar, en un momento determinado habló Movimiento Vasco de Liberación y fue capaz de pactar, y cuanto, para su elección como presidente del Gobierno con nacionalismos ahora calificados como disgregadores”. Incluso,  “el fundador del Partido Popular, Manuel Fraga Iribarne, que había sido durante muchos años un personaje emblemático del régimen franquista, acabó contribuyendo de forma muy notable a la civilización de la derecha más ultramontana”.

O diálogo o radicalización
“La gente puede cambiar, sobre todo si quieren adaptarse a una realidad que es cambiante”, insiste el periodista para advertir que “el Estado español o cambia o se va a quedar colgado de la brocha. Por abajo, por las Comunidades Autónomas y por arriba por la globalización y la europeización”. Por ello, advierte que de no ofrecerse un planteamiento de reforma por parte del conjunto de España la población catalana podría “inclinarse hacía una radicalización”.

Griterío y desolación
“Por tanto, es muy importante encontrar un modo de asentamiento menos conflictivo sobre la cuestión catalana. Porque en el corto plazo todo el enfrentamiento siempre conviene, pero a largo plazo siembra la desolación”. Así, es necesario que se modulen las posiciones y que entren en escena políticos que no base su acción política en “griteríos, sino en el diálogo y en propuestas integradoras”. Figuras de estadistas como en su día lo fueron Adolfo Suárez, Miguel Boyer o Felipe González.

“Hay mierda”
“En momentos de gran excitación y de temblor de tierra económico y político, los grandes protagonistas sufren. Pero en Italia la socialdemocracia estaba muerta, volvía Berlusconi… y salió un señor que salió como un conejo de la chistera, Matteo Renzi, y al poco de entrar en el gobierno, pese a que todos los profetas habían dado por enterrada a la socialdemocracia, obtuvo un 40 por ciento de los votos. A lo mejor la gente quiere ideas nuevas, formas de expresarse diferentes. No digo que Renzi sea la solución, pero hay madera”, agrega Vidal-Folch.

Puede obtener más información sobre Cataluña ante España (16 euros), en la página web de la Editorial Catarata