El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su intervención hoy en un desayuno informativo. EFE



A cinco días de la celebración de las elecciones catalanas, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha advertido en un desayuno organizado por Europa Press que si Cataluña abandona el marco jurídico actual y se independiza, además de proceder a su salida automática de la UE, correría el riesgo de padecer un corralito financiero.

Durante su comparecencia insistió en que la secesión es un “futurible altamente improbable y que su automática salida de la zona euro impediría el acceso a la liquidez que facilita el Banco de España”. Para Linde hablar de independencia es “plantear cuestiones en abstracto que crean inseguridades, incertidumbres y tensiones.” En la misma línea que anteriormente señaló en un comunicado las patronales bancarias Asociación Española de Banca (AEB) y Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), quienes advertían que los bancos que operan allí tendrían “graves problemas de inseguridad jurídica”.

Tras su órdago preelectoral, el gobernador se ha mostrado optimista ante las previsiones económicas para 2015 y 2016. “En el entorno del 3% para este año y ligeramente por debajo para el año próximo, siempre y cuando España no abandone la senda de las reformas, orientadas a mejorar la productividad y el empleo” espetó. Por tanto, en la senda de los economistas que defienden la doctrina económica actual, ha admitido que la reforma laboral tiene aspectos mejorables como la continua judicialización de algunas de sus disposiciones, pero con independencia de estas cuestiones, la legislación vigente no debe de ser corregida.

Según el responsable del Banco de España, la subida salarial se debe de hacer en los sectores que se puedan, pero no de forma generalizada y sin la contrapartida de generar despedidos. No ha descartado la posibilidad de que se produzcan más absorciones entre bancos, puesto que “tienen un problema de rentabilidad que les obliga a rebajar sus costes, elevar sus ingresos y ser más productivas”, admitió el representante. Tampoco quiso adelantar si su institución ha trasladado ya a los bancos los requisitos de capital que se les van a pedir cuando entre en vigor la normativa internacional de Basilea III, ni tampoco si, como se ha publicado, el ratio de capital pasará del 8 % al 10 %.

Comisión bancaria
En cuanto a la doble comisión practicada por los bancos, ha insistido que “es Economía quien tiene la potestad para emitir una Orden Ministerial que regule el asunto, por lo que la iniciativa legislativa les corresponde a ellos.” Con respecto a esta disyuntiva, no ha manifestado con cuál de las dos comisiones discrepa, si la que cobra la entidad propietaria del cajero o la que se paga al banco que emite la tarjeta. Sin embargo, mantuvo que ellos desde el BCE han colaborado y han actuado en total coordinación con el Ministerio en este tema.